Monterrey

Levántate

Opinión. Ante los hechos y volteando en retrospectiva, los Le Barón hacen un llamado a actuar y no ser pasivo, aunque si pacíficos.
MIRADA DEL NORESTE

TATIANA CLOUTHIER
​tamaramtz@gmail.com
13 diciembre 2016 12:4 Última actualización 13 diciembre 2016 12:9
Tatiana Clouthier

Tatiana Clouthier

Mientras más Paz albergues en ti, mayor será tu fortaleza
                                                                            Pedro Pantoja Santiago

La semana pasada me invitaron a ver una película realizada por una organización promotora de la paz. La película tiene varios temas y algunos parecen contradictorios.

Dos de éstos, están muy bien llevados tienen que ver con la historia
vivida por la familia Le Barón y el movimiento que se realizó en Chihuahua y después a nivel nacional, ante el secuestro de uno de sus hijos. Ante este hecho la comunidad realizó una serie de actos de resistencia civil, logrando que el joven regresara con vida a casa. Sin embargo y tristemente la cosas no pararon ahí, y en cuanto “bajo” la guardía, los malandros volvieron y mataron a dos de la familia.

Ante los hechos y volteando en retrospectiva, los Le Barón hacen un
llamado a actuar y no ser pasivo, aunque si pacificos. Tal vez retomando el conocido dicho de que la “paz no es pasiva.” Adicionalmente, y en relación al tema de los secuestros, la familia, empezando por la madre, creen que uno no debe prestarse a pagar
el rescate que piden los secuestradores, pues con estos hechos se
presta a que más vividores sigan el “negocio”. La gente de esa comunidad también invita a denunciar para poder juntos detener el crimen.

En relación al tema de no pagar rescate, esto me recuerda mucho la
postura de “Maquío”, mi padre. Él, desde que estábamos niños nos decía que si nos llegaban a secuestrar le dijéramos a los secuestradores que la familia tenía por acuerdo no pagar el rescate. Nos recordaba que eso no significaba que no nos amara sino que era una de las formas de parar este abuso tomado como negocio por
secuestradores.

Evidentemente la postura de los Le Barón y Maquío no es nada fácil, y tal ves para evitar lo duro de la misma, la ley misma debería congelar el dinero de una familia en el momento que se denuncia el secuestro o extorsión. Ojala muchos se unan a estos llamados que son al final del día acciones a favor de todos y que van muy con la época navideña que estamos viviendo.

Por otra parte, el filme presenta una justificación de por qué se dio la violencia en el país hace algunos años. Vinculan la problemática culpando a los ricos, por causar envidia en los pobres. Con esto, alimentan la separación, el odio y la lucha de clases. Por ello parece una contradicción de la propia propuesta de paz a la que invitan al final.

Al salir del cine te daban el #compromisoporlapaz” a ser leído todos los domingos a las cuatro de la tarde. Definitivamente la intención y la invitación a caminar hacia la construcción de paz es buena; la forma en que lo presentan deja dudas.

* La autora es maestra en Administración Pública. Tiene experiencia en administración pública local y estatal y en el área de docencia. Exdiputada federal. Se define como ciudadana de tiempo completo.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.