Monterrey

Late Harvest

Hace algún tiempo probé con amigos una botella de Ice-Wine-Riesling para terminar una cena. Es un vino que tiene una particular forma de elaborarse  que a todos nos dejó con la boca abierta.
Héctor López
04 septiembre 2014 22:36 Última actualización 05 septiembre 2014 5:0
vino

(Bloomberg)

Empezamos septiembre con uno de los vinos preferidos para los que tienen un paladar dulce. Vinos de cosechas tardías que se defienden con aromas a fruta madura como los duraznos, manzanas y peras, si son blancos, o ciruelas pasas y mermeladas de higo, si son tintos. La mejor parte es maridarlo con un queso azul o foie gras en pan recién horneado.

Se llama cosecha tardía por que se recogen las uvas más tarde de lo normal (octubre, noviembre y diciembre). Naturalmente y todavía en el racimo, éstas se van haciendo pasas, gracias a la podredumbre noble, que es el hongo encargado de sacar el agua de las uvas dejando azucares cristalizados. Aquí es donde se concentran los aromas a miel y a mermeladas tan característicos del vino.

El maridaje esta fácil: tomarlo solo al final de una cena, como postre; o con un plato de quesos con algunas naranjas frescas y nueces rostizadas.

Hace algún tiempo probé con amigos una botella de -Ice Wine- Riesling para terminar una cena. Es un vino que tiene una particular forma de elaborarse que a todos nos dejó con la boca abierta. Esta cosecha tardía se congela naturalmente en el racimo. Por las regiones donde se elabora tradicionalmente (Canadá y Alemania), empiezan las heladas al finalizar los meses de otoño, haciendo que la uva no se deshidrate antes de congelarse. Se dejan madurando en el racimo hasta diciembre o principios de enero y cuando se prensan sale un néctar increíble.

Hay otras dos regiones donde las cosechas tardías son famosas. En Francia es el Sauternes, de la región de Burdeos y hecho principalmente con la uva semillón, este vino es el rey de los -late harvest- sobre todo por los años que puedes guardar la botella (10-20 años) gracias al tiempo que pasa en barrica madurándose. Si compras algún Sauternes, ¡tómatelo con un bloque de foie!

La segunda región es en Hungría, donde producen su vino Tokaji (pronúncialo tokay), de la uva Furmint. Este vino se añeja en cavas subterráneas y tiene un balance entre dulzón y acidez que se vuelve un –elixir de vida- . En la época barroca este vino era el favorito de los reyes y zares.

Sin duda, los –late harvest- evocan recuerdos otoñales cada vez que se abre una botella. Con los aromas que tiene y el dulzor, siempre una copa es bien recibida.