Monterrey

Las elecciones en Holanda y México

OPINIÓN.
WIKI-LÍTICO
Miguel Moreno Tripp
morenotrip@ gmail.com.mx
20 marzo 2017 23:6 Última actualización 20 marzo 2017 9:0
Miguel Moreno Tripp, Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane.

Miguel Moreno Tripp, Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane.

Esta semana fue histórica hasta cierto punto. Hubo elecciones en Holanda y los sondeos mostraban, hasta hace poco, un preocupante avance de la extrema derecha. Después de la elección del Brexit y de la victoria de Dondald Trump, las elecciones holandeses se percibían como cruciales. Para México es relevante porque, después de Estados Unidos, Holanda es la segunda fuente de inversión extranjera.

Además, México fue el primer país con el que la Unión Europea firmó un acuerdo económico en 1997.

Algunos números: en Holanda compitieron 28 partidos políticos para una población de 13 millones de votantes y en donde el porcentaje de voto fue del 80.2 por ciento. Estaban en juego los 150 asientos en el parlamento.

El partido centro-derecha del primer ministro Mark Rutte ganó por un margen algo estrecho: 33 asientos. El otro extremo, por ponerlo de alguna manera, aunque fue el segundo partido en términos del número de asientos, era Geert Wilders, del partido Freedom Party (el partido de la libertad. Siempre se buscan nombres supuestamente inspiradores). Su plataforma está basada en el rechazo a los migrantes, sacar a Holanda de la Unión Europea y prohibir el Corán. Aun así, terminó segundo capturando 20 de los mencionados 150 asientos.

Algunos consideran que la caída en las preferencias que tenía se debió al rechazo a participar en debates (¿se acuerda?), provocado por los comentarios mordaces que recibió de su propio hermano (¿le suena conocido?).

Si bien Holanda es la sexta economía de la zona Euro, mucha gente tenía los ojos puestos en sus elecciones, no tanto por Holanda en sí mismo, sino por saber si el populismo se extendería en la zona Euro.

Recordemos que siguen las elecciones de Francia en abril, en donde el partido Frente Nacional, de acuerdo a la BBC, se espera que crezca su participación sustancialmente. De ahí sigue Alemania y el partido Alternativa para Alemania que, por primera vez, podría ganar algunos asientos en su parlamento en las elecciones para septiembre de este año.

En México vemos como AMLO aparentemente tiene una ventaja en las encuestas (así la tenían Hillary Clinton y Wilders, pero no ganaron) que a pesar de los pesares se ha mantenido. Y ¿qué pesares son esos?

Mañosamente le echa la culpa al Ejército de la masacre de Ayotzinapa, como siempre sin ofrecer prueba alguna y a pesar de que el presidente municipal del PRD y sobre todo su esposa que sería lanzada por MORENA para puestos en Guerrero eran sus aliados. ¿Ya se nos olvidó el incidente de las ligas? ¿El tren de vida de su chofer? Jamás toma responsabilidad por sus secuaces.

Eso sí, cuando en Veracruz le sacan los trapíos al sol de cómo sus grupos de choque chantajearon al Gobierno veracruzano con cortar el agua para Coatzacoalcos y otras ciudades, ahí no pasa nada. Ya se nos olvidó.

Increíble el que no nos demos cuenta de cómo es pésimo el populismo, ya sea de derecha o izquierda. Los extremos se encuentran.

El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Em- presas, en el IPADE. Se desempeñó como Director Gen- eral de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA y tiene su Despacho asociado con Crowe Horwath para proporcionar asesoría en temas de Finanzas Corporativas.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.