Monterrey

La visita del Bronco a Texas en 78 palabras

OPINIÓN. Lo que dijo fue bien dicho y cabal pero en este momento y en estas circunstancias y utilizando el coloquialismo que le afama “mejor ni le mueva compadre”.
DESDE TEXAS….

JAVIER
AMIEVA
04 abril 2016 10:45 Última actualización 04 abril 2016 10:57
Jaime Rodríguez 'El Bronco'

(Eladio Ortiz)

“El gobernador Greg Abbott recibió al gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón El Bronco, en el Capitolio de Texas para discutir la colaboración en materia de energía, comercio, transporte y seguridad fronteriza.

Durante la reunión, los gobernadores analizaron la infraestructura de energía y la colaboración transnacional en el fortalecimiento de lazos comerciales entre Texas y Nuevo León. El gobernador Abbott agradeció al gobernador Rodríguez el participar en temas cruciales para los ciudadanos en ambos lados de la frontera y expresó su sincera esperanza de seguir avanzando en la asociación entre Texas y Nuevo León”; de esta forma resumió e informé el gobernador Abbott la visita oficial de Rodríguez Calderón, ni una palabra más ni una menos: 78
¿De veras sólo eso se trató en la reunión? ; El Texas Tribune nos brindó información más exacta; mire estimado lector, la percepción que tenemos muchos habitantes de la frontera es la de que sólo somos usados a conveniencia ya que como dijera Aguilar Zinser “México es el patio trasero de Estados Unidos”, y así como tal,-de no ser para ser utilizado como material político-, nos tratan.

La verdad es que el Gobernador Rodríguez habló de más temas, habló de igualdad y de discriminación; defendió el tema de los “indocumentados” y de las actitudes de Abbott al tratar de echar atrás las órdenes ejecutivas de Obama que permitirían a decenas de miles de estudiantes encontrar un formato de legalidad y recibir la posibilidad de continuar una vida profesional y provechosa en este país; se habló de temas de migración que los republicanos han bloqueado sistemáticamente por más de 20 años.

Rodríguez Calderón también habló sinceramente y sin tapujos de las Leyes que Abbott ha apoyado y fomentado que desembocaron en los primeros meses de su mandato en la libre portación de armas en escuelas y universidades de Texas y que escudándose en la enmienda o capitulo constitucional que otorga el derecho a los estadounidenses de poseer armas para su defensa personal, pero que también en el gran negocio que representa la falta de control de todo tipo de estas armas y la promoción irracional que los medios televisivos y cinematográficos promueven y hasta el punto que oficialmente han existido programas “estratégicos” federales que han apoyado la exportación de armas de alto poder de Estados Unidos a México.
“donde estas armas son utilizadas para destruir, delinquir y asesinar” -por los grupos delictivos- enfatizó Rodríguez Calderón; nada de esto se comunica en el sitio oficial del Sr Gobernador Abbott.

Ojala que la intervención de Rodríguez Calderón sea tomada solo así, con 78 palabras que ignoren el mensaje porque ya son muchas las amenazas que hoy se ciernen sobre México: Continuar con la erección del muro, cerrar la frontera para todos los efectos, expulsar a todos los “ilegales”, enjuiciar y quitar la ciudadanía que por “jus solis” hayan adquirido millones de inmigrantes, entre otras muchas amenazas.
Nunca México se había visto tan vituperado y amenazado por tantos líderes republicanos del país vecino.

Pero por favor no me malentienda,- a pesar de que no apruebo ni el gabinete ni muchas acciones del gobernador neolonés, cosa que no creo que le preocupe mucho,- No digo que lo dicho estuviera mal, por el contrario-. Sin embargo con los republicanos podría ser como quejarnos con Hannibal Lecter y decirle donde nos duele;- así que no podemos minimizar una amenaza que es real, la visita de Rodríguez Calderón podría ser también tomada como un intento de intimidación o simplemente como injerencia internacional y ser utilizada en forma negativa para brindar material a xenofóbicos, armamentistas y aislacionistas que si bien son los menos en esta nación, como ya lo dije antes, encuentran eco en millones de ciudadanos.

Mi reflexión final, señor gobernador Rodríguez Calderón sería: Lo que dijo fue bien dicho y cabal pero en este momento y en estas circunstancias y utilizando el coloquialismo que le afama “mejor ni le mueva compadre”.

* El autor es analista político en Texas, y experto en temas de la frontera México-EstadosUnidos.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.