La travesía
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La travesía

COMPARTIR

···

La travesía

Como sociedad nos está faltando algo, bueno, más bien mucho.

Opinión MTY Wiki-litico Miguel Moreno Tripp Opine usted: morenotrip@gmail.com
25/06/2018
Placeholder block
Miguel Moreno TrippFuente: Cortesía

El título de la columna pudiera hacer referencia a un viaje único en la vida, una experiencia para recordar por el resto de nuestras vidas, inclusive para compartir con los hijos o nietos si se tiene la suerte de llegar a tenerlos. Así es, pero en sentido negativo, ya que la travesía por la que pasan los migrantes es como atravesar el infierno.

La pregunta que no se hace es, ¿Por qué tienen que migrar en primer lugar? Violencia, falta de oportunidades y no mucho más. Piénselo de esta manera: si se quedan en sus lugares de origen, sufrirán una angustiosa existencia que llega a poner en riesgo su vida misma hasta llegar un punto tal de desesperación que deciden irse al otro lado. A escoger: muerte lenta en su lugar de origen o la alternativa entre muerte rápida en el desierto, o bien a manos de los desalmados grupos delincuenciales y también por algunas malas autoridades. Sin embargo, tienen la posibilidad -muy remota-, de encontrar el paraíso. Nótese que ese “paraíso” puede ser un trabajo en la pizca, lavando platos o entregando pedidos, lo cual no tiene nada de malo.

Como sociedad nos está faltando algo, bueno, más bien mucho. Nos rasgamos las vestiduras de los tratos que les dan a los migrantes en Estados Unidos, pero, ¿Podríamos ponernos de ejemplo de cómo tratamos a los migrantes que pasan por territorio mexicano? No creo que saliéramos bien librados.

Pareciera que solamente nos referimos a migrantes que pasan por territorio mexicano, pero no, hay una buena cantidad que son mexicanos que de facto han sido expulsados de México. Tal cual. No hablamos de Siria o del Triángulo del Norte o de algún otro estado fallido. No, hablamos del México, del cual orgullosamente nos desgañitamos gritando el domingo pasado.

¿Cuáles son las causas de dicha expulsión? No hay que ser un experto en materia de estudios sociales para toparnos con la tan mentada corrupción, ésa que se traen los candidatos pero de dientes para afuera. En voz de ellos no son más que palabras huecas, porque todos los partidos políticos reciben carretadas de dinero, a cambio de básicamente darle atole con el dedo al que se deje y por un voto traicionan al que sea. Pero hay más.

Se necesita una revolución del pensamiento que no de levantarse en armas que haga que tomemos conciencia y que a pesar de los políticos nos caiga el veinte y ponernos a crear fuentes de trabajo. Es decir, crear un circulo virtuoso de más fuentes de trabajo, más poder adquisitivo, más demanda de bienes y servicios y por ende más necesidad de llenar puestos de trabajo. Así hasta trabajo tendrían los migrantes extranjeros. ¿Será tan complicado hacer esto? O más bien es cuestión de cambiar de mentalidad y dejar de esperanzarnos a que el gobierno, los guardias del anuncio o un rayito de esperanza nos vengan a resolver la vida.

Dando un mensaje en una graduación de alumnos de la maestría OneMBA, mencioné que Trump -instantáneamente hubo reacción termina muchos de sus tweets con “Jobs! Jobs! Jobs!”, tres veces fuentes de trabajo. Les decía que, a pesar de como sea o deje de ser la persona, tiene un punto y los reté a crear o multiplicar por tres las fuentes de trabajo que tengan ahora, desde luego que sea productivo y bien remunerado en un plazo de tres años. Si todos hiciéramos eso le ganaríamos a Alemania pero en la cancha del crecimiento económico. ¿Ud. se apunta?

El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Empresas, en el IPADE. Se desempeñó como Director General de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.