Monterrey

La recomendación para emprendedores en busca de capital

Opinión. La sugerencia con respecto a la determinación del costo del financiamiento es utilizar los enfoques conocidos y si se tiene
información de transacciones realizadas recientemente en negocios de rubros o industrias similares, también pueden ser de mucha utilidad.
OPINIÓN ACADÉMICA
TECNOLÓGICO DE MONTERREY

IVAN AGUAYO GUAJARDO
iaguayo@itesm.mx
07 noviembre 2016 11:56 Última actualización 07 noviembre 2016 13:49
ME Emprendedores (Especial)

ME Emprendedores (Especial)

Cuando los emprendedores presentan oportunidades de inversión a potenciales inversionistas, en ocasiones no se tiene una idea del porcentaje de acciones a intercambiar por el capital solicitado.

Con la idea de promocionar un punto de partida para tal fin, les presento a continuación la razón de intercambio accionario.

Las dos técnicas de presupuesto de capital, más utilizadas al evaluar proyectos, son el valor presente neto (VPN) y la tasa interna de rendimiento (TIR). Para obtener el VPN se requiere determinar el costo del dinero o rendimiento requerido por los inversionistas que llevarán
a cabo la inversión, para lo cual hay diferentes enfoques.

Entre los más conocidos se encuentra el modelo de valuación de activos de capital (CAPM, por sus siglas en inglés). Sin embargo, un argumento muy utilizado para “preferir” el uso de la TIR, es no se requiere el costo de financiamiento, ya que la TIR es precisamente la tasa de rendimiento que genera el proyecto.

Los criterios de decisión parecieran ser diferentes, se deben llevar a cabo proyectos con valor presente neto positivo (VPN>0) o proyectos cuya tasa interna de rendimiento es mayor al costo del financiamiento
para llevarlo a cabo (TIR> costo de capital). Pero, ambas técnicas orientan las decisiones en el mismo sentido, lo que significa que se tomaría la misma decisión con ambas técnicas.

Por un lado, sólo debieran llevarse a cabo proyectos con valor presente positivo, es decir, los proyectos en los que el valor presente de los flujos de efectivo que se espera genere el proyecto (valor presente de flujos
de efectivo positivos) es mayor al valor presente del financiamiento
(valor presente de flujos de efectivo negativos) en que se tiene contemplado incurrir al llevar a cabo el proyecto. Para lo cual se requiere el costo del dinero de la empresa o entidad que financiará el proyecto y el VPN sólo resulta positivo, si la TIR es mayor al costo del capital.

A pesar que son técnicas muy conocidas y muy utilizadas en el mundo de los negocios, los emprendedores en busca de capital para sus empresas en etapa inicial (start ups), no las utilizan mucho para determinar el porcentaje de acciones de la empresa a intercambiar a valor justo (fair value) por el capital requerido para financiar sus empresas.

El concepto de valor justo se utiliza comúnmente en finanzas para identificar una transacción en la que se recibe el valor equivalente a lo que se paga. Es decir, pagas el día 26 de octubre a las 9:40 horas, alrededor de $18.64 pesos por un dólar o $114.61 dólares por una acción de Apple (AAPL). Utilizando este concepto, puedes llevar a cabo el intercambio de acciones de una empresa en etapa inicial por su equivalente en capital, considerando el valor presente de los flujos de efectivo que se espera genere el negocio y el valor presente del financiamiento en que se planea incurrir para llevar a cabo el proyecto,
utilizando el costo de financiamiento determinado por los potenciales inversionistas, siempre y cuando parezca razonable, lo cual seguramente será un punto a discutir.

La sugerencia con respecto a la determinación del costo del
financiamiento es utilizar los enfoques conocidos y si se tiene
información de transacciones realizadas recientemente en negocios
de rubros o industrias similares, también pueden ser de mucha utilidad.

La razón de intercambio accionario puede ser calculada de la siguiente manera. Primero hay que determinar el monto de financiamiento que se requiere de los inversionistas potenciales, del monto total que demanda el proyecto. Por último, dividir el monto de financiamiento que se requiere de los inversionistas potenciales entre el valor presente de los flujos de efectivo positivos. El cociente obtenido representa el porcentaje de las acciones que debiera el emprendedor estar dispuesto
a intercambiar por el capital requerido de los inversionistas potenciales.

Sin ser una medida perfecta, la razón de intercambio accionario puede considerarse como punto de partida para la negociación, a menos que los inversionistas potenciales demanden un porcentaje menor por el financiamiento que proveerán.

* El autor es Profesor Asistente del Departamento Académico de Contabilidad y Finanzas del Campus Monterrey. 

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.