La participación de la mujer en los Consejos de Administración
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La participación de la mujer en los Consejos de Administración

COMPARTIR

···

La participación de la mujer en los Consejos de Administración

Ésta baja participación en posiciones directivas limita su experiencia en la toma de decisiones en estos niveles, lo que no permite que aporten mayor valor en aspectos estratégicos de las organizaciones.

Opinión MTY egade Concepción del Alto Hdez.
10/10/2018
Placeholder block
María Concepción del AltoFuente: Cortesía

En años recientes se ha observado una tendencia a nivel mundial en favor de apoyar el desarrollo profesional de las mujeres, promoviendo su empoderamiento, una mayor equidad en el ascenso a oportunidades laborales, así como mayor igualdad en las remuneraciones. En esta misma línea, se está impulsando el hecho de aumentar la participación de mujeres en puestos directivos y en los consejos de administración, donde estas posiciones aún son dominadas por hombres.

De acuerdo a un estudio elaborado por la firma Deloitte llamado “Women in the boardroom: A global perspective (2016)”, que cubre 60 países y más de siete mil compañías, muestra que solo el 15 por ciento de los miembros de los consejos son mujeres, lo que refleja muy poco equilibrio, que impacta en la diversidad y sobre todo limita el aporte que las mujeres pueden hacer, desde estas posiciones, por tener perspectivas diferentes a las de los hombres.

En función de las empresas analizadas, en la región de Latinoamérica aún no se tiene una mujer consejera, en promedio, por empresa. En Norteamérica se tiene en promedio más de una consejera por compañía, destacando Canadá, donde las mujeres tienen un 20.5 por ciento de representación en los consejos. En Estados Unidos las compañías del S&P500 tienen un 21.2 por ciento, sin embargo, el mayor avance en este tema lo tiene la región de Europa con cifras cercanas al 40 por ciento, en algunos países.

Cabe resaltar que existe evidencia de que las empresas con participación de mujeres en posiciones directivas, generan un mayor retorno en el mercado de valores (3.5 por ciento de crecimiento anual compuesto adicional) que las que tienen menos representación femenina (CS Gender 3000: Women in Senior Management, 2016). De igual forma, estudios del Fondo Monetario Internacional (FMI) revelan que si los países de América Latina aumentaran la participación laboral de las mujeres, hasta el nivel medio de los países nórdicos, que es del 61 por ciento, el PIB per cápita podría ser hasta un 10 por ciento más alto (Novta,Werner & Wong, 2016).

Aunque, sin duda, se ha avanzado en este tema de balance (por ejemplo, a nivel mundial las mujeres han incrementado su nivel de educación, participan en posiciones que normalmente eran ocupadas por hombres y tienen más participación en el mercado laboral) todavía existe una brecha importante en sueldos y la limitante en el acceso a posiciones de alto nivel.

Ésta baja participación en posiciones directivas limita su experiencia en la toma de decisiones en estos niveles, lo que no permite que aporten mayor valor en aspectos estratégicos de las organizaciones. Cabe resaltar que para formar parte de un consejo es importante contar con una sólida preparación académica y participar en programas de formación de consejeros. El hecho de tener estos elementos robustecerá el perfil de los miembros del consejo, lo que les permitirá tener una mayor visión sobre las estrategias a detonar en las organizaciones en las que participan, con la finalidad de hacer frente a desafíos importantes en materia de innovación, transformación cultural, regulación, análisis de la competencia, entre otros elementos. Sin duda, la forma de enfrentar estos retos potenciará o frenará la permanencia y el crecimiento de las organizaciones.

Dado lo anterior, las mujeres se han agrupado y han formado diversas asociaciones alrededor del mundo que promueven un mayor balance y preparación para ser consejeras. Una de las primeras fue Catalyst, que fue fundada en 1962; otra es 30 por ciento Club, creado en Reino Unido en el año 2010, cuyo objetivo es que las empresas que integran el FTSE 100 alcancen el 30 por ciento de mujeres en los consejos. También destaca la fundación WomenCorporateDirectors (WCD), que en marzo de 2018 abrió su capítulo en México, el cual está encabezado por Karen Mauch y Magdalena Carral, quienes participan activamente en foros para impulsar que las ejecutivas jóvenes puedan trazar una trayectoria con una buena planeación. El Foro de Mujeres: Work Life Balance, enfocado a promover el desarrollo de mujeres consejeras y directivas en México es un ejemplo de estos foros.

La autora es Directora de la Maestría en Finanzas, EGADE Business School, Tecnológico de Monterrey, Socia IMEF y Coordinadora del Foro de Mujeres.

Opine usted: mdelalto@itesm.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.