La mentira de los candidatos es peligrosa y provoca el crimen
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La mentira de los candidatos es peligrosa y provoca el crimen

COMPARTIR

···

La mentira de los candidatos es peligrosa y provoca el crimen

Los partidarios de la democracia deben exigir que las decisiones de quienes nos representan sean efectivas, eficientes y guiadas por hechos.

Opinión MTY Desde Texas Javier Amieva
28/05/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Javier AmievaFuente: Cortesía

Viajando por México durante esta campaña política presidencial, me sorprende el número de asesinatos contra candidatos, especialmente me es notable como el odio por el gobierno actual o la mafia del poder , como reza el estribillo, por un lado, y por el otro como existe una defensa a favor de elementos perseguidos por la ley y por crímenes del fuero común, cuyo origen es el odio y la sed de poder, y estas últimas no están encuadradas en el código penal pero son conductas que fomentan el crimen y al final destruyen a la sociedad.

Las campañas racistas y anti-gobiernistas que muchos políticos fomentan no traerán sino odio y violencia en México, como ha sido el caso en Estados Unidos (EU), donde los grupos supremacistas cometen crímenes de odio y asesinatos en contra de individuos inocentes.

En EU, durante la campaña política de Trump, diarios y programas noticiosos centraron sus reflectores en este y dedicaban, como fue el caso de CNN más del 50 por ciento de su tiempo “prime”, otorgándole tiempo aire sin costo para que lanzara improperios, maldiciones y amenazas contra los latinos, los inmigrantes y los mexicanos, y aun el ejecutivo de esta nación mantiene un año después su conducta de denostar, acusar y generalizar acusaciones contra ciudadanos de otros países. Y aunque muchos dicen que solo se refiere a grupos pequeños y que solo son “lapsus-linguis”; el odio contra mexicanos e hispanos se sigue generalizando.

En España , el delito de odio o fomento de la violencia contra grupos o personas determinadas por motivos racistas, étnicos, ideológicos, religiosos, entre otros, pretende proteger el respeto a la inclusividad y al que es diferente, sometiendo las libertades de expresión e intelectuales, a un principio superior: “la igualdad y dignidad de todos los ciudadanos”.

Cuando de las amenazas se pasa a las acciones es cuando la situación se pone peligrosa; especialmente si éstas se generan con el solo fin de provocar y después, ante las reacciones, se obtenga un móvil de causa o justificación. Señala el prestigiado diario El País de España al respecto, que el mes pasado, la administración de Trump autorizó el despliegue de hasta 4 mil efectivos de la Guardia Nacional en los estados fronterizos del Sur: Texas, Nuevo México y Arizona ya enviaron tropas a la frontera para comenzar a brindar servicios de apoyo a las agencias de Aduanas y Protección Fronteriza de EU, que pueden incluir ingeniería, vigilancia, comunicaciones y otras formas de apoyo logístico.

Pero si bien puede ser conveniente que la Guardia Nacional proporcione sistemas de apoyo para Aduanas y Protección Fronteriza, las premisas bajo las cuales se desplegaron las tropas se basaron en falsedades sobre personas no autorizadas y la comunidad inmigrante.

“El presidente está equivocado: la comunidad inmigrante en EU está impulsando la economía estadounidense a medida que los inmigrantes hispanos crean empleos, no los roban. La cantidad de negocios propiedad de hispanos ha crecido constantemente de 2.3 millones a 3.3 millones de 2007 a 2012. Mientras tanto, el negocio de latinos aumentó en un 87 por ciento entre 2007 y 2012, aun cuando experimentan barreras para acceder al capital. Los latinos que llegaron cuando eran niños se destacan como dueños de negocios, que actualmente poseen el 86 por ciento de las empresas con inversión significativa, más de un millón de dólares” señala el País.

Tampoco los inmigrantes, autorizados o no, amenazan la seguridad pública, como ha dicho el presidente. Cuatro estudios académicos recientes muestran que la inmigración no autorizada no aumenta el crimen violento. Uno de los cuatro estudios, conducido por el Instituto Cato, analizó específicamente a Texas. Las conclusiones muestran que en 2015, las condenas penales y los arrestos por asesinato, agresión sexual y robo fueron menores para las personas “no autorizadas” que para los estadounidenses nativos; y no hablar de matanzas escolares.

Los partidarios de la democracia deben exigir que las decisiones de quienes nos representan sean efectivas, eficientes y guiadas por hechos, no por mentiras y cuando detectemos, como en el caso de los debates y las mentiras detectadas y publicadas por los medios, dichas por candidatos, nuestro castigo debe ser no votar por ellos, de lo contrario siempre lo lamentáramos, como es el caso en otros países, y Usted, estimado lector, sabe bien de quién hablo tanto en Norteamérica como en México.

El autor es analista político en Texas, y experto en temas de la frontera México-Estados Unidos.

Opine usted: javier.amieva@hispanicinternational.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.