La Junta de Vecinos y la Participación Ciudadana
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La Junta de Vecinos y la Participación Ciudadana

COMPARTIR

···

La Junta de Vecinos y la Participación Ciudadana

Monterrey es una ciudad nueva en el concepto de vivir en departamentos o en una comunidad dentro de un mismo edificio, lo que se conoce como Régimen de Condominio.

Opinión MTY CON-CIENCIA INMOBILIARIA Guillermo Godinez Palma
03/09/2018
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Guillermo GodínezFuente: Cortesía

El otro un día un buen amigo me pidió que lo acompañara a la primera JUNTA DE VECINOS o de la administración de su departamento que estaba estrenando. Me dijo: “será como una hora Memo y nos vamos”, pues fueron tres horas que me sirvieron mucho para reflexionar y hacer la siguiente editorial.

Monterrey es una ciudad nueva en el concepto de vivir en departamentos o en una comunidad dentro de un mismo edificio, lo que se conoce como Régimen de Condominio.

Por ello, los expertos en leyes destacan que en el condominio es importante regular la forma en que los copropietarios van a tomar las decisiones con respecto a la propiedad que tienen en común.

Los primeros que lo hicieron fueron los europeos, a partir de la revolución europea en 1850, que parte de su modernización y de hacerlo todo en serie, pues también realizaron “en serie” primero casas y luego departamentos. La moda o servicio algunas décadas después pasó a los Estados Unidos, básicamente a las zonas de Nueva York y Chicago, en donde más del 80 por ciento comenzaron a vivir en unidades habitacionales dentro de edificios.

En México desde principios del Porfiriato, existieron departamentos y luego sucedió también en Guadalajara, y es por eso que para la gente vivir en condominio o en comunidad es algo que digamos forma parte de su ADN urbano.

Sin embargo, aquí en Monterrey las personas que están empezando a vivir en un departamento apenas representan lo que se conoce como “la primera generación”. Esto es en otras palabras, la generación de “la prueba y el error”, de la adaptación “Darwiniana”, de la evolución a una existencia habitacional más desarrollada.

Bueno, en definitiva este concepto de vivir en edificio está siendo algo nuevo para los regiomontanos y es aquí donde debemos estudiar y observar las soluciones que hay en la CDMX y Guadalajara para las posibles problemáticas bajo este concepto.

Todo esto viene a referencia porque durante las tres horas que estuve sentado en esa reunión escuché todo tipos de propuestas, teorías o ideas, algunas desde muy buenas y otra hasta muy descabelladas e inverosímiles, y ahí caí en cuenta que los regiomontanos no saben cómo vivir aún en departamentos o en condominio.

Otro amigo que ha sido presidente de dos importantes torres habitacionales me comenta que es igual en cualquier torre de “depas” en Monterrey: “Luego sale la vecina con una propuesta como “hagamos una agenda de actividades anuales”. Excelente propuesta, pero cuando se le dice que ella misma se encargue, le da “Mal de Dory” y luego ya no se acuerda”.

Hay que aclarar que la Mesa Directiva de un condominio sirve para administrar y mantener el edificio en orden, pero no es un club social.

Otra cosa que detecté es que usted puede comprar un edificio bajo un concepto que tiene creado el desarrollador como PET FRIENDLY, WELLNESS, ECOFRIENDLY, con guardería y hortaliza, sólo por mencionar opciones, pero si los nuevos propietarios votan por lo contrario, pues abajo todo el concepto, por el cual usted compró y ahí ya se hace un departamento.

Otra cosa de esa junta que fui, se votó por cobrar el uso de todas las amenidades del edificio. Sí, esas que le entusiasmaron cuando el vendedor se las ofreció y usted pensó que las tendrías en su vivienda, ¡pues NOOOOOO!

Si usted quiere un salón paga, si quiere asador paga, y así se van esfumando cada una de ellas, y todo porque la gente cuando usa las amenidades no tiene la educación de dejarlas limpias.

Otro dato importante es la cuota mensual de mantenimiento. En la torre de mi amigo va a ser de mil 500 Pesos por unidad. Un egreso adicional a su presupuesto mensual, el cual a algunos vecinos les dolió.

Recuerden que una torre de departamentos es como un hotel: tiene jardines, amenidades, recepción, un equipo de gente que lo limpia diario y un equipo de seguridad que hay que pagarlo.

De hecho si usted vive en una casa particular, pues tiene que estarla pintando, regando, cortando el pasto y manteniendo al jardín, arreglarle las descomposturas, limpiar la cisterna, impermeabilizarla, arreglar las ventanas y mosquiteros y le puedo seguir con una larga lista de actividades en pro de su inmueble, o no?

El problema es que muchas veces la gente estrena la casa y nunca le mete un solo peso a su patrimonio y cuando se van a vivir a un departamento y te dicen AQUÍ HAY QUE DARLE MANTENIMIENTO MENSUAL, entonces empiezan las quejas.

Mi sugerencia es que cuando usted compre un “depa” pregunte, analice todo y considere que vivirás en armonía con otras personas y que su privacidad habitacional ahora será compartida. Esto es algo similar o sumamente igual a la Participación Ciudadana, se tiene que estar activo por el bien común.

¡Hasta la próxima!

El autor cuenta con más de 25 años de experienciaen el ramo de los bienes raíces en materia de comunicación, campañas y lanzamiento de proyectos inmobiliarios.

Opine usted: guillermogodinez9@hotmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.