Monterrey

La inversión se desacelera

Opinión. Para la región Noreste del país los últimos datos del INEGI relacionados con la actividad de la construcción no son muy
alentadores.
VISIÓN ECONÓMICA

JESÚS GARZA
​jgarzagg@gmail.com
06 octubre 2016 10:2 Última actualización 06 octubre 2016 10:2
Jesús Garza

Jesús Garza

Esta semana el Instituto Nacional de Estadística, Geografía en Informática (INEGI) publicó las cifras de inversión fija bruta para el mes de julio. La inversión cayó 3.6 por ciento en su comparativo anual, destacando la disminución de la inversión en construcción de 3 por ciento, y de la maquinaria y equipo en 4.6 por ciento.

Dentro de la construcción se observan dos historias contrastantes,
mientras la inversión en construcción residencial se acelera, la relacionada con la infraestructura y obra pública continúa deprimida. En julio, la inversión en construcción residencial se expandió 4.1 por ciento mientras la no residencial se contrajo 8.7 por ciento (sumando 14 meses consecutivos de contracción). Analicemos los factores están provocando la desaceleración de la inversión en el país.

El primer factor es la depreciación del tipo de cambio. Según los datos del INEGI, la importación de maquinaria y equipo se redujo 8.4 por ciento en julio. El encarecimiento de las importaciones comienza a
tener estragos sobre las decisiones de inversión en el país. En contraste, la inversión en maquinaria y equipo doméstico se incrementó en 3.7 por ciento.

Por otro lado, los recortes al gasto público que afectan a la inversión en
infraestructura y obras públicas continúan impactando a la inversión del
sector construcción. La inversión en construcción reportó una caída mensual de 1.5 por ciento en julio (con cifras ajustadas por estacionalidad), lo que significó una contracción de 5.8 por ciento a tasa trimestral anualizada.

Sin embargo, es relevante destacar que la caída se explica fundamentalmente por la fuerte contracción en la inversión en construcción no residencial, reportando una fuerte disminución de 16.2 por ciento a tasa trimestral anualizada (con cifras ajustadas por estacionalidad).

De hecho, la construcción residencial creció 6.7 por ciento en el mismo
comparativo. 

Para la región Noreste del país los últimos datos del INEGI
relacionados con la actividad de la construcción no son muy
alentadores. En Nuevo León, el último dato disponible del mes mayo indica una contracción de 12.3 por ciento anual en dicho sector (la tercera caída consecutiva). Para Coahuila la reducción es de 10.3 por
ciento, mientras en contraste, Tamaulipas reporta un crecimiento de
16.5 por ciento.

Hacia adelante esperemos que esta tendencia continúe. La volatilidad
cambiaria continuará afectando a las importaciones de bienes de capital.

Por otro lado, los ajustes al gasto público seguirán impactando a los
proyectos de infraestructura y obra pública en todo el país. Ello podría
contribuir a una desaceleración del crecimiento económico en el futuro.

* El autor es el director general y fundador de GF GAMMA y catedrático en el ITESM campus Monterrey. Cuenta con un doctorado en Finanzas y maestría en Economía Financiera por la Universidad de Essex en
el Reino Unido, y una Licenciatura en Economía por el ITESM (campus Monterrey).

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.