Monterrey

La inflación comenzará a repuntar en julio

OPINIÓN. Como consecuencia es muy probable que Banxico esté pensando en incrementos adicionales en la tasa de interés durante el año.
VISIÓN 
ECONÓMICA

JESÚS GARZA
21 julio 2016 9:40 Última actualización 21 julio 2016 9:41
Jesús Garza

Jesús Garza

Esta semana el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) publicará el índice de precios al consumidor de la primera quincena de julio. La inflación se ha mantenido debajo del centro de la meta del Banco de México y en el mes de junio se ubicó en su menor nivel en lo que va del año, 2.54 por ciento. Sin embargo, existen factores que sugieren una aceleración en los precios al consumidor hacia adelante.

El tipo de cambio ha perdido cerca del 18 por ciento de su valor en su comparación anual y comienza a afectar a los precios al consumidor. La inflación subyacente, que no incluye los productos más volátiles como los energéticos y alimentos sin procesar, registró una tasa de inflación de 2.97 por ciento en junio (su mayor nivel desde diciembre de 2014) y su tendencia es al alza. Dentro del componente de la inflación subyacente, los precios de los bienes se ubicaron en 3.61 por ciento en junio (superando el centro de la meta del Banco de México de 3 por ciento), su mayor nivel desde noviembre de 2014, mientras los precios de los servicios registraron una inflación de 2.44 por ciento.

En contraste, la inflación no subyacente se ha mantenido en niveles históricamente bajos, registrando una inflación de 1.16 por ciento en junio. Ello debido al menor dinamismo de los precios energéticos y tarifas de gobierno, que registraron en junio cuatro variaciones anuales negativas consecutivas. Sin embargo, esperemos una aceleración en este componente a raíz del incremento en los precios de la gasolina y de la electricidad. Ello generará presiones a la inflación no subyacente a partir de julio de este año (los recientes aumentos de los precios energéticos se comenzarán a observar a partir de este mes).

El Banco de México parece estar de acuerdo, en su más reciente decisión de política monetaria explicó estar preocupado por el deterioro de las expectativas inflacionarias en el mediano plazo. Recordemos que la junta de gobierno de Banxico decidió recientemente aumentar la tasa de interés de referencia en 50 puntos base. Como punto principal argumentan que el impacto de la depreciación de la moneda hacia los precios es cada vez más evidente y que choques adicionales al tipo de cambio podrían generar mayores presiones inflacionarias a futuro.

Así, esperemos que la inflación comience a repuntar a partir del mes de julio. Como consecuencia es muy probable que Banxico esté pensando en incrementos adicionales en la tasa de interés durante el año.

* El autor es consultor económico y académico, tiene un doctorado en Finanzas y maestría en Economía Financiera por la Universidad de Essex en el Reino Unido, y una Licenciatura en Economía por el ITESM (campus Monterrey).

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.