Monterrey

La gira de Trump a Asia ¿Cómo afectará?

OPINIÓN. Hoy los países asiáticos deberían estar alarmados por los indicios contrarios de que Trump está empeñado en una política exterior nuevamente asertiva en Asia, una política dependiente del poder duro, militarista y poco tolerante con el mundo exterior, visión, que podría ser considerada peligrosa para los amigos de EU en esa región.
DESDE TEXAS…
Javier Amieva
javier.amieva@hispanicinternational.com
06 noviembre 2017 9:57 Última actualización 06 noviembre 2017 9:57
Javier Amieva, analista político en Texas, y experto en temas de la frontera México-Estados Unidos..

Javier Amieva, analista político en Texas, y experto en temas de la frontera México-Estados Unidos.

“Estados Unidos no tiene nada que ofrecer a Asia, excepto amenazas”; titula un artículo de la reconocida revista Foreign Policy.

Por su parte, Bloomberg News publica que, “Ayer, domingo dirigiéndose a personal militar de Estados Unidos y Japón el en la base aérea de Yokota en el oeste de Tokio, Trump dijo que presionaría por la libertad en la región y el comercio justo en las reuniones con otros líderes durante su viaje. También mostró confianza en el ejército norteamericano a medida que aumentan las tensiones con Corea del Norte”.

Y agregó que: “Dominamos el cielo, dominamos el mar, dominamos la tierra y el espacio. Nadie - ningún dictador, ningún régimen y ninguna nación - debería subestimar la determinación estadounidense. De vez en cuando en el pasado nos subestimaron. No fue agradable para ellos, ¿verdad?”.

Estimado lector, este fue el avieso discurso del poderío y la amenaza con que inicia Trump un viaje, que podría resultar peligroso para el mundo y promover las corrientes supremacistas y expansionistas de la base de votantes que llevó a Trump al poder.

Hoy Trump se reunirá, no sólo con líderes de Asia, después de que inició su gobierno con una orden ejecutiva que pone fin al compromiso de Estados Unidos con la Asociación Transpacífica dejando a sus aliados, como Japón y Australia, petrificados por el desperdicio de tiempo y esfuerzos en lo que una vez fue una firma y una política efectiva en la región “Indo-Asiatica”. Su muletilla de “América Primero” en su discurso de toma de posesión hace menos de 10 meses, con todas sus sugerencias de una reducción generalizada de los recursos de EU. Del Pacífico, que fue igualmente inquietante; hoy se presenta un Trump desafiante y poco amigable.

Hoy los países asiáticos deberían estar alarmados por los indicios contrarios de que Trump está empeñado en una política exterior nuevamente asertiva en Asia, una política dependiente del poder duro, militarista y poco tolerante con el mundo exterior, visión, que podría ser considerada peligrosa para los amigos de EU en esa región.

Pero por otro lado, está la posición conciliadora de Trump de promover el “comercio justo”; lo que podría llevar a países de Asia e India a aceptar tratados o restricciones comerciales que afecten a los países al sur de Norteamérica, ya que las visiones de PODER DURO – militarista - y PODER BLANDO –comercio internacional, son fuerzas opuestas pero una equilibra la otra; y a pesar de los costos de logística de la distancia, se podrían llegar a acuerdos que perjudiquen al siempre agradable deporte de golpear a México. Por ejemplo, México ha promovido los puertos del Pacífico, como puertos de “abrigo comercial” para aliviar el tráfico marítimo de los puertos estadounidenses de California, y esto ha alentado el comercio y el transporte internacional, utilizando a México como tránsito intermediario; un simple acuerdo podría modificar y cercenar estas operaciones con México.

“Los socios y aliados en Asia ven y buscan en Washington, no sólo seguridad, sino también comercio e inversión. Los dos componentes se complementan mutuamente como dos pilares de una estrategia regional integral. Durante décadas, Washington ha seguido un enfoque que abarca tanto la demostración y compromiso militaristas, como la promoción del comercio y la mutua ayuda regional, promoviendo los intereses de EU. Mediante la diplomacia y el atractivo de la inversión, los valores y la cultura estadounidenses”, señala la Revista Foreign Policy.

Y agrega que, “El poder duro y el suave se refuerzan mutuamente. La fuerza militar estadounidense ha protegido las vías marítimas abiertas, garantizando la libertad de comercio y navegación, mientras que los lazos comerciales han justificado la presencia militar de EU, que los países asiáticos consideran necesaria para la estabilidad y la prosperidad”.

Sin embargo un error en el manejo de las relaciones internacionales, al cual es proclive Trump, podría terminar con decenios de convenios comerciales y lo peor, desestabilizar la endeble paz que reina en la región de Asia. No sólo México, sino el mundo se verían gravemente afectados.

El autor es analista político en Texas, y experto en temas de la frontera México-Estados Unidos.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.