Monterrey

La enseñanza como una forma de colaboración

OPINIÓN. En la redes sociales, como en YouTube, encontramos a personas que tan sólo por el gusto de hacerlo, enseñan desde clases de tejido hasta como hacer operaciones en Excel u otros programas más sofisticados.
ECOLOGÍA SOCIAL
​Antonio Tamayo Neyra
anttamayon@gmail.com
23 junio 2017 9:47 Última actualización 23 junio 2017 10:0
Antonio Tamayo Neyra, periodista de investigación en Responsabilidad Social.

Antonio Tamayo Neyra, periodista de investigación en Responsabilidad Social.

Las redes sociales y otro número considerable de sitios alojados en internet, sirven de alguna manera para el fomento de la responsabilidad social.

La aseveración anterior la uso tomando como ejemplo YouTube, que además de tener una impresionante cantidad de videos musicales y de otros muchos temas, uno de estos que vale la pena señalar son los que podrían calificarse como educativos. Al hacerse un ejercicio de exploración por simple curiosidad, es posible encontrar pláticas, cursos, seminarios, conferencias y entrevistas de todo tipo de tópicos.

Y específicamente en los aspectos de pláticas o cursos, encontramos a personas que tan sólo por el gusto de hacerlo, enseñan desde clases de tejido hasta como hacer operaciones en Excel u otros programas más sofisticados. O sea que graban sus propios videos para mostrar a cualquiera como realizar o elaborar determinada actividad, sin buscar una ganancia económica, lo hacen por el gusto de hacerlo, buscando su recompensa en el número de visitas a su video.

Lo anterior es la única respuesta que considero pueda justificar el hacer estos videos y subirlos a internet. En otras palabras, compartir lo que sabes hacer con el mundo, y con esto ayudar a otros a conseguir realizar alguna actividad.

Si esto es así, puesto que no encuentro otra respuesta para justificar la innumerable cantidad de videos existentes, implica que estamos viendo una actitud solidaria de muchos que grabaron estos videos por el gusto de hacerlos sin que nadie se los haya pedido.

Tal vez esto sea calificado por algunos como altruismo y puede que si lo sea, pero aun siéndolo, implica como se mencionó antes, una actitud solidaria que se encamina a una responsabilidad social en el sentido de que teniendo alguien un conocimiento en determinado tema, ya sea en algo tan trivial para algunos como el tejer, está dispuesto a compartir dicho conocimiento por un medio de difusión mundial.

Esta actitud colaborativa o solidaria o altruista, o las tres en conjunto, no es algo nuevo, siempre han existido personas dispuestas a compartir su conocimiento por el solo gusto de hacerlo, lo cual merece un pleno reconocimiento y enaltecerlo todo lo que sea posible.

Y dicha actitud colaborativa o solidaria viene siendo un principio de responsabilidad social, en el sentido de compartir con otros el conocimiento que se tiene, y no guardárselo de una manera egoísta.

Este comportamiento egoísta ha sido forjado por una doctrina individualista en donde solamente el “yo” es lo único importante y los demás existen solamente para servirme.

Es por ello que es necesario fomentar la responsabilidad social pensando en que somos parte de una comunidad, y por lo tanto tenemos la responsabilidad de buscar la mejora de dicha comunidad que de alguna u otra manera se nos devolverá por el simple hecho que somos parte de ella.

Seguiremos platicando …

Blog: http://ecologiasocial.com.mx/

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.