Monterrey

La empresa y su impacto social

OPINIÓN. En la actualidad, la empresa se ha convertido en una organización con una fuerza social y no únicamente económica, rivalizando e inclusive por encima del gobierno, lo cual se acrecienta más por la desconfianza en este último.
ECOLOGÍA SOCIAL
​Antonio Tamayo Neyra
anttamayon@gmail.com
03 noviembre 2017 9:10 Última actualización 03 noviembre 2017 9:10
Antonio Tamayo Neyra, periodista de investigación en Responsabilidad Social.

Antonio Tamayo Neyra, periodista de investigación en Responsabilidad Social.

Es una realidad que la empresa, sea cual sea su definición, se está convirtiendo en un actor clave en el desarrollo y desempeño dentro de cualquier sociedad, y no solamente en el aspecto económico.

Es evidente que, en cualquier comunidad, su llegada o creación tiene un impacto importante, inicialmente en lo económico, pero esto ahora no se queda únicamente en ello.

En la actualidad, ya se ha convertido en una organización con una fuerza social y no únicamente económica, rivalizando e inclusive por encima del gobierno, lo cual se acrecienta más por la desconfianza en este último.

Si vemos un poco la historia esto no es en realidad un fenómeno totalmente nuevo. Las revoluciones industriales del pasado provocaron cambios sociales importantes, cambiando no solamente los modelos de trabajo, sino las relaciones sociales y el papel que desempeñan los diferentes actores dentro de la sociedad.

Un ejemplo de lo anterior fue la desaparición del artesano con la llegada de la máquina de vapor y el surgimiento del obrero, creándose con ello un nuevo estrato o capa social, convirtiéndose en un actor político con un peso importante dentro de la forma como se maneja cualquier gobierno.

Recordemos por ejemplo el caso de Polonia que realizó una revolución iniciada por el sindicato de astilleros liderado por Lech Walesa y llegó a ocupar la presidencia de su país de 1990 a 1995. Y todo se inició dentro de una empresa.

Así podemos ver que de alguna manera esta organización se convierte en un crisol donde se experimenta y se ponen en marcha diversos experimentos sociales y económicos que posteriormente llegan a la sociedad en general, impactándola de alguna manera.

Ahora nos está tocando vivir una importante transformación dentro de ella, pero no solamente en el ámbito tecnológico en lo que se refiere a la Revolución 4.0, sino también el aspecto social.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible descansan en mucho en lo que hagan las empresas en el mundo; es cierto que también los gobiernos tienen mucho que hacer para lograr dichos objetivos, pero también es cierto que ellos solos no podrán hacer lo suficiente sino cuentan con el apoyo de las empresas.

Y es en este aspecto cuando ya tienen una responsabilidad sustentable que incluye tanto la social como la ecológica. Teniendo la parte económica como el medio, no el fin, para lograr la plena sustentabilidad que se mencionan en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Para lograr dichos objetivos se requiere generar riqueza, y quienes tienen la posibilidad y si me apuran también la obligación son las empresas; ningún gobierno por sí mismo puede lograrlo.

Dicho en otras palabras, las empresas tienen la responsabilidad social de ser económicamente viables para contar con los medios para alcanzar los Objetivos de Desarrollo, cumplir con los tres elementos que los sostienen, el económico, el ecológico y el social.

Lo anterior no es un juego de palabras, trabajar coordinadamente con el gobierno para lograr una mejor sociedad; siendo ellos los actores clave para lograrlo.

Seguiremos platicando ….

Blog: http://ecologiasocial.com.mx/

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.