La educación: una responsabilidad social
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La educación: una responsabilidad social

COMPARTIR

···

La educación: una responsabilidad social

La mejor inversión en cualquier sociedad es en educación, aunque políticamente no es muy atractiva porque sus efectos son en el mediano y largo plazo.

Opinión MTY Ecología Social Antonio Tamayo
11/05/2018
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Antonio Tamayo NeyraFuente: Cortesía.

En estos tiempos de elecciones donde uno de los temas preponderantes es la política y el otro es el mundial de fútbol, me voy a referir al primero ya que del segundo reconozco mi total ignorancia.

Y de política no sé mucho tampoco, pero hay algunos temas que tienen que ver con ella y que tienen una relación directa con la responsabilidad social, y específicamente me refiero a la educación.

Además de todos los millones de pesos que se piensen invertir en todo tipo de obras de infraestructura, que no dudo de su necesidad y su conveniencia; considero como lo han dicho expertos de todo el mundo, que la mejor inversión en cualquier sociedad es en educación, aunque políticamente no es muy atractiva porque sus efectos son en el mediano y largo plazo, y cualquier funcionario público no dura en promedio más de seis años en un cargo.

Veamos algunas cifras: de acuerdo al censo de 2015, el Inegi dice que el promedio de escolaridad de la población de 15 años y más es de 9.1 años, lo que equivale para efectos prácticos a seis de primaria y tres de secundaria. Dicho en otras palabras, el grado de escolaridad en el país es solamente de secundaria.

Nivel que comparado con países de Latinoamérica está bien; pero si comparamos como por ejemplo con Alemania, allá es de preparatoria de tres años. Esta es una de las grandes respuestas a la pregunta de qué tienen los alemanes para tener ese avanzado grado de desarrollo.

Pero el lograr que el país mejore en su preparación no ha dependido ni dependerá de un solo candidato ni de un solo partido político; El alcanzar una mayor escolaridad de la población infantil actual, es una responsabilidad social de toda la población y no solamente de quienes ganen las elecciones.

Los ganadores deben ser quienes organicen a la sociedad para alcanzar ese objetivo común, hacer lo que sea necesario para que la sociedad no deje de estudiar, busque prepararse. Es innegable y satisfactorio como sociedad que ese 9.1 grado de escolaridad antes mencionado y que se alcanzó en 2015, implicó subir de un 7.5 del año 2000; excelente; pero la población joven va creciendo y además siguen naciendo niños; y por si fuera poco, se van incrementando las calificaciones para ocupar cualquier puesto en alguna empresa, desde nivel obrero hasta de director general.

Se necesita también elevar el grado de escolaridad de los funcionarios públicos; según un estudio elaborado por Integralia con la Cámara actual de diputados a nivel federal que iniciaron en 2015, 27 de ellos no fueron a la universidad.

Es en esto donde entra en forma plena la responsabilidad social; como ciudadanos: ¿A quién le estaban entregando un puesto público? ¿está realmente preparada y es capaz esa persona para ocupar ese puesto?

Esto es poner en marcha nuestra responsabilidad social; estar conscientes que somos ciudadanos aunque suene obvio.

Seguiremos platicando …

Blog: http://ecologiasocial.com.mx/

Opine usted: anttamayon@gmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.