Monterrey

La economía al primer semestre del año

OPINIÓN. La depreciación de dólar aunado a que la economía global ha crecido más de lo esperado, ha fortalecido a las exportaciones manufactureras del vecino país.
VISIÓN ECONÓMICA
Jesús Garza
jgarzagg@gmail.com
10 agosto 2017 10:11 Última actualización 10 agosto 2017 10:11
Jesús Garza, director general y fundador de GF GAMMA.

Jesús Garza, director general y fundador de GF GAMMA.

La economía nacional ha superado a las expectativas este año. El repunte se ha dado por la mejor evolución de la producción de manufacturas. Esto como resultado de un mayor dinamismo de la producción industrial de los Estados Unidos.

La depreciación de dólar aunado a que la economía global ha crecido más de lo esperado, ha fortalecido a las exportaciones manufactureras del vecino país. Como consecuencia de ello, las exportaciones de bienes intermedios mexicanos se han incrementado, ya que están muy ligados a la producción industrial de EUA.

Asimismo, el consumo privado se ha consolidado como el motor de la economía. El sólido incremento de empleos formales, muchos ligados al sector industrial, continúan fortaleciendo al mercado laboral. Sin embargo, existen indicios de una desaceleración hacia futuro debido a menores niveles de ingreso disponible (por una mayor inflación) y el encarecimiento del crédito.

El sector construcción y la industria petrolera siguen siendo los sectores que continúan decepcionando. El primero debido al incremento de tasas por parte de la autoridad monetaria, que reduce la inversión, y por la incertidumbre en la toma de decisiones de inversión por un sector externo adverso (Trump).

Por el lado público, el ajuste al gasto sigue afectando en su gran mayoría a la inversión de obras de infraestructura. En Pemex se siguen registrando caídas en la plataforma de producción por falta de inversión.

La inflación repuntó este año llegando a niveles no vistos desde 2009.

Ello debido a dos factores principalmente: el ajuste en precios relativos de las gasolinas, por el gasolinazo, y la depreciación acumulada del tipo de cambio desde finales de 2014.

Por el lado positivo, es muy probable que la inflación comience a moderarse el próximo año. En el 2018 ya no habrá ajustes abruptos en los precios de los energéticos y el peso comienza a apreciarse, lo que contribuirá a una moderación en el ritmo de crecimiento de la inflación subyacente.

Por último, la política monetaria ha sido restrictiva durante la primera mitad del año en respuesta al alza generalizada de los precios al consumidor, alcanzando una tasa de 7 por ciento. Sin embargo, es muy probable que Banxico esté considerando una política monetaria más laxa.

No existen presiones inflacionarias de mediano plazo, de hecho, la última encuesta de Banxico indica que los analistas privados estiman que la inflación se ubicara dentro del centro de la meta en el 2018.

El autor es el director general y fundador de GF GAMMA y catedrático en el ITESM campus Monterrey. Cuenta con un doctorado en Finanzas y maestría en Economía Financiera por la Universidad de Essex en el Reino Unido, y una Licenciatura en Economía por el ITESM (campus Monterrey).

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.