La deuda del Gobierno Federal, evolución y perspectivas.
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La deuda del Gobierno Federal, evolución y perspectivas.

COMPARTIR

···

La deuda del Gobierno Federal, evolución y perspectivas.

El nivel de deuda que recibe el Presidente Peña Nieto es de 181.6 por ciento a finales de 2012, es decir, equivale a 1.82 años de sus ingresos propios.

Opinión MTY COMENTARIO ECONÓMICO Marco A. Pérez Valtier
08/08/2018
Placeholder block
Marco Pérez ValtierFuente: Félix Vásquez

Al inicio de la actual administración federal del Presidente Enrique Peña Nieto, a finales del año 2012, la deuda total del Gobierno Federal, (excluyendo a Pemex y a la CFE), se ubicaba en los cuatro mil 453 miles de millones de pesos, estando integrada por tres mil 575.3 miles de millones de pesos en moneda nacional, y 877.7 miles de millones de pesos en moneda extranjera, lo que representaba el 29.3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Si bien esta comparación con relación al PIB es la más utilizada, una comparación más relevante sería con relación a los ingresos propios del gobierno, ya que este indicador es más relevante porque representa su verdadera capacidad de pago.

Utilizando este cociente de deuda a ingresos propios, el nivel de deuda que recibe el Presidente Peña Nieto es de 181.6 por ciento a finales de 2012, es decir, equivale a 1.82 años de sus ingresos propios.

Ya para finales del año pasado, 2017, esta deuda se ubicaba en siete mil 722.2 millones de pesos, equivalentes a un 36.3 por ciento del PIB, y se estima que cerrará el presente año 2018, en unos ocho mil 400 miles de millones de pesos, cantidad equivalente a un 36.8 por ciento del PIB, es decir, SIETE y MEDIO puntos porcentuales por encima de su saldo registrado al inicio del sexenio.

Como proporción de los ingresos aprobados para 2018, la deuda estimada para el final de esta administración representará el 234.3 por ciento de los ingresos propios del Gobierno Federal, es decir, la deuda del Gobierno Federal, al cierre de esta administración, equivaldrá a 2.34 años de sus ingresos propios!!!!

La deuda del Gobierno Federal, titulada en moneda nacional, se habrá incrementado de tres mil 575.3 miles de millones de pesos a casi seis mil 400 miles de millones de pesos, acusando un incremento del 79 por ciento, mientras que la deuda titulada en moneda extranjera habrá crecido de 877.7 miles de millones de pesos en 2012, a cerca de dos mil miles de millones de pesos para el cierre de este año, lo que representa un aumento del 128 por ciento, aunque la deuda titulada en dólares creció solo en un 50 por ciento, (unos 35 mil millones de dólares más) corriendo el diferencial a cargo del mayor tipo de cambio registrado (devaluación) durante estos seis años.

De esta manera, la deuda total del Gobierno Federal acusará un crecimiento nominal de casi 90 por ciento durante el presente sexenio, (54 por ciento de crecimiento en términos reales) mientras que con relación a sus ingresos propios, el crecimiento de la deuda lo habrá superado en 30 por ciento, a pesar del importante crecimiento en ingresos tributarios que se ha registrado en este sexenio, ya que los impuestos crecieron en 130 por ciento.

Si bien el crecimiento de la deuda es una variable importante para las finanzas gubernamentales, el servicio de la misma, es decir, los intereses y los gastos que se asocian al pago que genera el endeudamiento, son quizás un indicador aún más importante para determinar la salud financiera del gobierno.

A este respecto, se tiene que al inicio del sexenio, en el año 2012, los intereses a cargo del Gobierno Federal, motivo de su deuda pública, sumaron la cantidad de 252.4 miles de millones de pesos, cantidad que equivale al 1.7 por ciento del PIB generado en ese año y al 10.3 por ciento de sus ingresos propios.

Por otro lado, en 2017, los intereses pagados por la deuda total del Gobierno Federal, sumaron 406.5 miles de millones de pesos y para 2018, se estima que el servicio de la deuda cerrará en unos 470 mil millones de pesos, lo que equivale al 2.1 por ciento del PIB estimado para este año y al 13.1 por ciento de los ingresos propios presupuestados.

Si bien la deuda que genera esta administración es importante, ya que equivale a 2.3 años de ingresos, el nivel actual de su servicio hace que no sea tan gravosa (13.1 por ciento de los ingresos propios) por lo que no se puede decir que la deuda que heredará la siguiente administración sea impagable, ni mucho menos, que está en su límite de crecimiento.

El autor es especialista en estudios económicos y de finanzas públicas. Actualmente ocupa el cargo de Socio Economía en Pérez Góngora y Asociados.

Opine usted: mperezv@perezgongora.com.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.