Monterrey

La debilidad de los commodities durante el 2015

OPINION. Adicionalmente, los metales industriales sufrieron presiones a la baja provocadas por la desaceleración económica mundial
Entorno
Macro-económico
Gabriela Siller
04 enero 2016 9:59 Última actualización 04 enero 2016 10:11
Gabriela Siller

Gabriela Siller

Durante el año que termina, el precio de los commodities estuvo influenciado por las expectativas sobre la tasa de fondos federales de Estados Unidos, especialmente el precio de los metales preciosos.

Adicionalmente, los metales industriales sufrieron presiones a la baja provocadas por la desaceleración económica mundial y en particular por el debilitamiento en la economía de China, el mayor consumidor de commodities del mundo. Las tensiones geopolíticas que se vivieron durante el año incrementaron momentáneamente la aversión al riesgo ayudando a frenar la caída en los precios de las materias primas.

Durante el año, los principales granos a nivel mundial observaron presiones a la baja provocados por el debilitamiento de su demanda, así como una sobreoferta en el mercado gracias a las buenas condiciones climáticas.

Durante el 2015, el oro mostró una alta volatilidad ocasionada por las especulaciones en torno a la política monetaria de la Reserva Federal en Estados Unidos, así como por la inestabilidad geopolítica. Al cierre del año, el precio del oro muestra una caída de 10.41 por ciento, y se encuentra cotizando alrededor de mil 061.57 dólares por onza. No obstante, el debilitamiento económico de la Eurozona, así como la desaceleración en el crecimiento de China, logró frenar las pérdidas en la cotización del oro. Sin embargo, para los metales industriales, este no fue el caso, ya que recibieron presiones a la baja motivadas por dos acontecimientos. Por un lado el incremento en la tasa de referencia en Estados Unidos, generó una caída en el precio de estos metales, al perder su atractivo como activo de inversión ya que a diferencia de los bonos, los commodities no generan rendimiento. Por otro lado, la desaceleración económica mundial debilitó la demanda por materias primas, ocasionando una sobreoferta en el mercado.

Es importante mencionar que los conflictos geopolíticos a nivel internacional incrementaron la aversión al riesgo, en el corto plazo, ayudando a la cotización del oro y la plata, así como en la cotización de otros commodities cuya producción se ubica en áreas de riesgo, factor que también limitó las pérdidas del crudo a mitad del año. A pesar de haber cerrado con una pérdida de 9.51 por ciento, el maíz frenó sus pérdidas debido a que está altamente correlacionado con el precio de los energéticos, ya que la mayor parte de las cosechas en Estados Unidos se usan para la producción de etanol.

Para el 2016 se espera que las presiones a la baja para los precios de los commodities continúen. Por un lado el crecimiento económico mundial se ha venido desacelerando, lo cual ha generado una caída en la demanda por los metales industriales. Asimismo, la especulación relacionada a la política monetaria estadounidense y las expectativas de inflación hacia el objetivo de 2 por ciento en Estados Unidos, seguirán restando atractivo al oro y a otros metales preciosos.

No obstante, a diferencia del oro, se espera que el precio del platino muestre una tendencia al alza. Por un lado, se ha observado que existe una escasez de este metal en los mercados, mientras que el platino tiene más aplicaciones industriales que el oro y la plata. Por lo anterior se anticipa que durante el 2016 el precio del platino sobrepase al precio del oro. Actualmente la cotización del platino se ubica cerca de 870 dólares por onza.

* Economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.


Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.