La construcción continúa sufriendo por ajustes al gasto público
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La construcción continúa sufriendo por ajustes al gasto público

COMPARTIR

···
Monterrey

La construcción continúa sufriendo por ajustes al gasto público

OPINIÓN. En Nuevo León el impacto adverso en el sector de la construcción está muy relacionado con el gasto público en infraestructura. En el 2017 a la entidad se le asignaron 3.5 mil millones de pesos para obra pública contrastando con la asignación de 26.3 mil millones de pesos al Estado de México.

VISIÓN ECONÓMICAJesús Garzajgarzagg@gmail.com
21/12/2017
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Según las estadísticas más recientes del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), la construcción nacional, durante los primeros 10 meses del año se contrajo 1.2 por ciento en su comparativo anual. Al interior del indicador sobresale la fuerte caída en la construcción de obra pública (-10.9 por ciento), mientras la construcción privada muestra un avance de 0.4 por ciento.

Ello es resultado del ajuste al gasto público que ha llevado a cabo el gobierno federal para reducir el déficit. La mayor parte del ajuste ha repercutido en la inversión en capital (-20 por ciento), lo cual afecta entre otros rubros a las obras públicas de infraestructura.

Por otro lado, la construcción residencial presenta tasas de crecimiento menores a lo esperado debido a dos factores principalmente. Primero, a alza de tasas que se ha dado a lo largo del año que ha encarecido los créditos hipotecarios, y segundo, por la incertidumbre del sector externo que ha retrasado las decisiones de inversión en el país.

En Nuevo León el impacto es aún más acentuado. De acuerdo con las últimas estadísticas del INEGI (a agosto de este año) la construcción a lo largo del año cayó en 3.5 por ciento en Nuevo León, contrastando con una disminución nacional de 1.3 por ciento. En el resto de la región Noreste el estado de Tamaulipas reporta una contracción de 9.6 por ciento, mientras que Coahuila registra un fuerte incremento de 37 por ciento. Por otro lado, la construcción en la Ciudad de México reporta una disminución de 1.1 por ciento y el Estado de México un crecimiento de 6.4 por ciento anual.

En Nuevo León el impacto adverso en el sector de la construcción también está muy relacionado con el gasto público en infraestructura. En el 2017 a la entidad se le asignaron 3.5 mil millones de pesos para obra pública contrastando con la asignación de 26.3 mil millones de pesos al Estado de México. Recordemos que Monterrey está construyendo la Línea 3 del Metro con un costo aproximado de tres mil millones de pesos. En cambio, en el Estado de México se construye el tren rápido Toluca-México y el nuevo aeropuerto de la CMDX en Texcoco.

Para 2018 dicha asignación seguirá igual, es decir, Nuevo León recibirá 4.6 mil millones de pesos mientras que el Estado de México recibirá 31 mil millones de pesos.

Nuevo León es la tercera economía más importante del país por su tamaño y la segunda que más recursos aporta a la federación. Sin embargo, es muy castigada en la asignación de recursos públicos. De continuar esta tendencia, la entidad perderá competitividad por falta de movilidad, lo que perjudicará la productividad.

Además, Monterrey ya es la ciudad más contaminada del país y necesita 10 no tres Líneas de Metro. Desgraciadamente no es un tema de recursos ya que la entidad sí los genera, pero no regresan para ser reinvertidos. El resultado en el mediano plazo será la migración de empresas hacia otras entidades con mayor movilidad y por ende mayor productividad.

El autor es el director general y fundador de GF GAMMA y catedrático en el ITESM campus Monterrey. Cuenta con un doctorado en Finanzas y maestría en Economía Financiera por la Universidad de Essex en el Reino Unido, y una Licenciatura en Economía por el ITESM (campus Monterrey).

,
Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.