Monterrey

La Constitución y la responsabilidad social

OPINIÓN."El considerar y reflexionar un poco sobre el centenario de la promulgación de este documento, implica lo que significa para la sociedad mexicana".
Antonio Tamayo Neyra | Ecología Social
03 febrero 2017 10:32 Última actualización 03 febrero 2017 10:32
Antonio Tamayo Neyra, periodista de investigación en Responsabilidad Social.

Antonio Tamayo Neyra, periodista de investigación en Responsabilidad Social.

Pudiera parecer raro el hablar del tema de civismo en una columna dedicada primordialmente a la responsabilidad social y a la sustentabilidad, pero considero que vale la pena, a propósito de la celebración el próximo 5 de febrero del centenario de la Constitución mexicana.

Pero a mi parecer los temas de civismo y responsabilidad social no son
excluyentes, sino al contrario, convergen a la misma dirección desde diferentes perspectivas; me explico.

El considerar y reflexionar un poco sobre el centenario de la promulgación de este documento, implica lo que significa para la sociedad mexicana.

Más que establecer derechos y obligaciones que de suyo es importante,
están expresados los valores de convivencia entre todos los ciudadanos de esta sociedad.

De nuestras características como personas convertidas en ciudadanos y de la forma como debe ser la convivencia antes mencionada.

Puede sonar como cosa fácil y algo que se puede considerar como obvio,
pero enmarcándola en el contexto en el que se realizó y de la historia del país en el siglo XIX, fue un documento que puede ser considerado como lo más moderno en aquellos años y definió las reglas de la dinámica social de todos los habitantes.

Y es en esto precisamente donde se eslabona con la responsabilidad social, considerándola implícitamente en quienes la elaboraron, su responsabilidad en cuanto a crear un documento que estableciera los elementos básicos de la convivencia multimencionada y gestar un civismo que se manifestara en las relaciones entre ciudadanos y con el gobierno; y por contraparte, las responsabilidades de ese gobierno con la ciudadanía.

Lo antes mencionado es esa responsabilidad social; y si bien este término que se aplica mayoritariamente a la empresa en la actualidad, le pertenece a la sociedad a través del civismo, tema que desafortunadamente ya no se enseña de forma explícita y clara en las escuelas, y cuando se hacía, o al menos a quien escribe le tocó vivirlo, era para enaltecer al gobierno en todas sus formas; cuando en realidad debe ser para establecer los derechos y obligaciones de los ciudadanos y del gobierno en todas sus manifestaciones.

Por todo lo anterior, este centenario debiera ser para enaltecer el civismo
y enfatizar la responsabilidad social que tenemos todos los miembros de la sociedad entre sí, ya sea ciudadanos, gobiernos y empresas, y no para enaltecer al gobierno en turno.

Estoy consciente que esta constitución ha sido modificada una gran cantidad de veces y primordialmente violada en los pasados cien años, pero esto ha sido precisamente por esa falta de responsabilidad social y por consiguiente en una ausencia de civismo. Por lo que desafortunadamente se ha convertido para muchos en un documento sin utilidad práctica.

Al margen de que tal vez sea necesario actualizarla, primero se requiere cumplirla por toda la sociedad y ser responsables en su cumplimiento.

De no hacerlo así nunca se desarrollará el civismo que tanta falta nos hace.

Seguiremos platicando.

Blog: http://ecologiasocial.com.mx/
Blog: http://atamayon.blogspot.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.