Monterrey

Isabel Bonig

OPINIÓN. Isabel Bonig es una abogada española nacida en 1970, en la Comunidad Valenciana. Si bien la ideología de su familia es de corte socialista, ella tiene clara su ideología.
WIKI-LÍTICO
Miguel Moreno Tripp
morenotrip@ gmail.com.mx
19 junio 2017 8:29 Última actualización 19 junio 2017 8:45
Miguel Moreno Tripp, Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane.

Miguel Moreno Tripp, Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane.

En días pasados, circuló un discurso de Isabel Bonig que no tiene desperdicio. Isabel Bonig es una abogada española nacida en 1970, en la Comunidad Valenciana. Si bien la ideología de su familia es de corte socialista, ella tiene clara su ideología. Así lo demostró en dicho discurso, dirigido a la izquierda española pero también a la internacional socialista -aplica a cualquier izquierda-, el cual transcribimos a continuación:

“Cualquier Gobierno democrático, en el seno de una democracia como es la de nuestro país, defiende lo que establece la Constitución. Le recuerdo que la Constitución reconoce la economía de libre mercado, la economía de libre mercado [repetición textual] y la economía de libre mercado supone el reconocimiento de la iniciativa privada.

Ya sé que a ustedes no les gusta la iniciativa privada, ya sé que ustedes son de … y en Valencia todo, absolutamente todo, público. Pero les hago una reflexión: no se puede mantener lo público arruinando lo privado y es el estado y es lo privado y la iniciativa privada la que genera empleo y riqueza para mantener el estado de bienestar. A ver si se enteran, que en los años 80 y 90 cayó el muro de Berlín, su modelo económico fue un desastre y un fracaso económico, cultural y social.

Mire usted, podemos ir a todas las manifestaciones que Ud. quiera, podemos enarbolar todas las banderas, siempre nos ganarán ustedes porque hay que reconocer que la izquierda trabaja poco, pero movilizar es la primera que moviliza -hay que reconocerlo- pero gestionar, nada de nada. La historia de España y de Europa ahí está.

Es que esto es un estado de derecho señor... “Es que estoy pobre porque estoy en un estado de derecho”: si no le gusta, deje su escaño y a Cuba [o a Venezuela], pero si está aquí ¡respete los derechos! Respete el ordenamiento jurídico y utilice los instrumentos que el estado de derecho da.”

Si buscamos en Google las primeras líneas de su discurso, arroja la friolera de ¡476 mil resultados!

De que hay corruptos en ambos lados de la mesa, los hay. Pero no se puede satanizar a quien genera empleo legítimo y legal, que a su vez son causantes cautivos que pagan -pagamos dijo el otro- sus impuestos que acaban dando dinero al PRI, al PAN, al PRD a MORENA y a los demás.

Los partidos políticos y los políticos existen gracias al pago de impuestos.

Luego entonces ¿por qué patean al pesebre? Y más aún, ¿por qué la gente no está agradecida con los empleadores? ¿Será envidia?. Así como hubo el reto del cubo de agua helada -y otros más hasta llegar a la estupidez-, Políticos: los reto a crear fuentes de trabajo productivas y bien remuneradas. No con los recursos públicos, sino con el trabajo duro -y todos los días- arriesgando lo que se ha juntado. Respeto a quien respeto merece.


El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Empresas, en el IPADE. Se desempeñó como Director General de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA y tiene su Despacho asociado con Crowe Horwath para proporcionar asesoría en temas de Finanzas Corporativas.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.