Monterrey

Innovación desordenada causará crisis global

OPINIÓN. El origen de una futura crisis económica de carácter generalizada descansaría en dos factores: 1) la sustitución de 2) la innovación de, pero en ambos casos, desordenada de las actuales cadenas de valor a nivel mundial.
AL TANTO

LUIS
FLORENTINO
ELIZONDO
LOPEZ
10 marzo 2016 10:11 Última actualización 10 marzo 2016 10:45
Etiquetas
ME. Pemex: mucha tela de dónde cortar.

ME. Pemex: mucha tela de dónde cortar.

En los últimos días, se ha escuchado múltiples opiniones sobre los factores que pudieran detonar otra crisis económica mundial.

En lo personal y si se tratara de echarle la culpa a alguien; me inclino por aquellos que hablan  de Brasil y no por los que señalan a China.

Pero insisto, que siempre y cuando quisieramos echarle la culpa de nuestros problemas a alguien; porque el origen de una crisis y de carácter mundial, no está en la debilidad económica o la falta de productividad de una región; y mucho menos, de un país.

Por ejemplo, les pediría que analicen bien la debilidad de Grecia y de la Eurozona; y concluyan, si su impacto fué o será detonante de una nueva crisis a nivel global.

En mi opinión, el origen de una futura crisis económica de carácter generalizada descansaría en dos factores: 1) la sustitución de 2) la innovación de, pero en ambos casos, desordenada de las actuales cadenas de valor a nivel mundial.

Por sustitución desordenada de cadenas de valor me refiero; por ejemplo, a que continuemos en la evidente desatención sobre las nuevas tendencias de consumo por razón generacional.

Y para ser más concreto en el ejemplo, el tema no es cómo Pemex y las empresas que participan en el sector se hacen más competitivas en la cadena de consumo de hidrocarburos; sino que dejamos todo de ver, que en el corto plazo los consumidores de distintos sectores buscarán preponderadamente energía de fuentes renovables y a mediano plazo; será hasta mandatorio, el consumo exclusivo de las denominadas "energías limpias".

Así pues en el sector automotriz, "la sustitución desordenada" de vehículos de combustión por autos eléctricos desencadenará no solo que las petroleras y sus proveedores directos terminen de quebrar, sino que veamos envuelta en una crisis compleja a la cadena automotriz por la necesidad urgente de cambiar, entre otros, a sus proveedores de motores para atender a los "grandes acuerdos sobre el cambio climático"; y consecuentemente y a nivel muy local, se podrán imaginar lo que en méxico impactará el "inesperado" descalabro de Nemak y su matriz Alfa.

Ahora, por innovación desordenada de cadenas de valor me refiero; por ejemplo; a que México como país, está altamente conectado con diversas cadenas de consumo estratégico de la actualidad: por ejemplo, energéticos, alimentos, medicamentos, etc..

Sin embargo, está alejada de otras industrias o sectores discruptivos que serán aún más detonadores de cambio e innovación de las cadenas de valor tradicionales: ejemplo: robótica, biotecnología y nanotecnología, entre otras.

El reto en este punto, está en estar al tanto, en anticiparnos, coordinarnos y adaptarnos al nuevo orden global; el cual se basa en nuevos principios como transparencia, inclusión y gobernanza; y superemos por el bien de los pueblos, la inútil y estéril resistencia que lamentablemente seguimos viendo en muchos líderes de la comunicad mundial.

*El autor es Director General Despacho Elizondo Cantú, S.C. (DECSC)

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.