Inflación y la política monetaria
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Inflación y la política monetaria

COMPARTIR

···
Monterrey

Inflación y la política monetaria

OPINIÓN. De manera mensual, la inflación general se ubicó en 1.03%, su nivel más alto desde enero, cuando se ubicó en 1.7%, mientras que la inflación subyacente se ubicó en una tasa mensual de 0.34%, nivel más alto desde abril.

ENTORNO MACRO-ECONÓMICO​Gabriela Sillergsiller@bancobase.com
14/12/2017
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En noviembre, la inflación interanual de México se ubicó en una tasa de 6.63 por ciento, como consecuencia de incrementos tanto en el índice subyacente, que comprende los productos de precios menos volátiles, así como en el índice no subyacente, en donde se destacaron incrementos en precios de energéticos, que se debieron principalmente a factores estacionales y un choque de oferta, en el caso del precio del gas LP.

De manera mensual, la inflación general se ubicó en 1.03 por ciento, su nivel más alto desde enero, cuando se ubicó en 1.7 por ciento, mientras que la inflación subyacente se ubicó en una tasa mensual de 0.34 por ciento, nivel más alto desde abril, cuando todavía se registraba un importante efecto de traspaso de la depreciación cambiaria hacia niveles de precios.

Con el dato de inflación de noviembre, se calcula que el 2017 podría cerrar con una inflación de 6.75 por ciento, asumiendo que las inflaciones quincenales del mes de diciembre se ubicaron ligeramente por arriba del promedio de los cuatro años previos. De cumplirse la expectativa para el cierre del año, 6.75 por ciento sería el nivel de inflación interanual más elevado desde mayo de 2001. Asimismo, al subir la expectativa de inflación de diciembre, sube también la expectativa de inflación para 2018, la cual se espera ahora se ubique en 5.1 por ciento en diciembre del siguiente año desde el 4.2 por ciento estimado anteriormente, alejándose más de la meta de inflación de Banco de México.

Tomando en cuenta un tipo de cambio de 18.90 pesos por dólar, el dato de inflación más reciente y un incremento a la tasa de referencia de la Fed de 25 puntos a un rango entre 1.25 por ciento y 1.50 por ciento, Banco Base estima que existe una probabilidad de 70 por ciento de que Banxico suba su tasa de referencia en su siguiente anuncio de política monetaria programado para el jueves 14 de diciembre.

Cabe destacar que en enero de 2018 se espera una disminución de la inflación por motivos aritméticos, debido a que fue en enero de 2017 cuando se dio el efecto “gasolinazo” y el nivel máximo histórico de tipo de cambio de 22 pesos por dólar, factores que propiciaron un alza significativa de la inflación de ese mes y que no se espera se repita en enero de 2018. Sin embargo, para el resto de 2018 existen factores que pueden seguir presionando al alza la inflación:

La probable depreciación especulativa del peso frente al dólar, en el contexto de la renegociación del TLCAN, las elecciones federales en México y la aprobación de la reforma tributaria de Estados Unidos. Es importante agregar que en caso de que la renegociación del TLCAN tenga una conclusión exitosa y las elecciones transcurran sin eventualidades, el peso podría recuperar terreno durante la segunda mitad del 2018.

Una reactivación de la actividad económica con motivo de las elecciones en julio. En el contexto electoral, se espera que la economía de México crezca cerca de 2.5 por ciento el siguiente año, en parte por un incremento del gasto durante los meses previos a las elecciones, así como por un incremento en el consumo debido al alza en la confianza del consumidor. De acuerdo a cifras históricas, el crecimiento anual promedio del gasto corriente en los primeros seis meses de años de elecciones presidenciales desde 1994 es de 17.66 por ciento, lo que contrasta con un crecimiento anual de 12.9 por ciento para periodos iguales en años que no son de elecciones. La inversión pública muestra lo mismo, pues en el primer semestre de años de elecciones, crece a una tasa anual promedio de 10.02 por ciento, lo que contrasta con un crecimiento anual promedio de la inversión pública de 0.93 por ciento en las primeras mitades de años sin elecciones. Cabe destacar que el incremento en el gasto público tiene como consecuencia mayores presiones inflacionarias.

En resumen, todos los factores apuntan a que la inflación se siga ubicando por encima de la meta de inflación de Banco de México en 2018, siendo un tema relevante, pero aún controlable por la política monetaria.

La autora es Economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.

,
Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.