Monterrey

Increíble

OPINIÓN. Resulta Increíble la respuesta de la gente. Simplemente se entrega al prójimo sin condiciones. En México tenemos héroes de a deveras, y son más heroicos que los de las películas, porque encima de todo, no cobran regalías.
WIKI-LÍTICO
Miguel Moreno Tripp
morenotrip@ gmail.com.mx
25 septiembre 2017 0:40 Última actualización 25 septiembre 2017 0:40
Miguel Moreno Tripp, Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane.

Miguel Moreno Tripp, Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane.

Resulta increíble que a 32 años de que se vivió una de las más grandes tragedias en México, se repita un terremoto el mismo día. Da miedo la casualidad.

Pero también resulta Increíble la respuesta de la gente. Simplemente se entrega al prójimo sin condiciones. En México tenemos héroes de a deveras, y son más heroicos que los de las películas, porque encima de todo, no cobran regalías.

Aunque también hay que mencionar a las empresas y entidades que se portaron a la altura. Telcel, Movistar, también Uber y Cabify. El metro y los autobuses. IMSS e ISSSTE. Los bancos y afortunadamente un gran etc. En días pasados El Financiero dio cuenta, si no de todas, de la gran mayoría de las empresas que apoyaron. La empresa privada no es tan mala como la pintan quienes la quieren agarrar de puerquito para imponer su agenda política.

Increíble pero no hay memes de bromas, ya sean simpáticas, pedantes u ofensivas. Las redes sociales ofrecen ayuda. Sobran ejemplos que van de cómo alguien preparó tortas y buscaba quien las llevara a los que ayudaban a rescatar, hasta como se pensó también en las mascotas.

Desafortunadamente también es increíble la ignorancia: “la ONU alertó de un macrosismo”. Que mal que haya que aclarar que eso es pura mentira, pero hay quien necesita de un ente superior que le diga constantemente que hacer. No quiere decidir por si mismo. Es entre peligroso y chusco que la gente siga a quienes hagan ésas predicciones. No es de extrañar que si se cree en la lectura de las cartas se va a creer en cualquier cosa que le digan a uno (¿No se ha puesto a pensar cómo es que los que leen las cartas no son millonarios, ya que comprarían billetes de lotería ganadores puesto que adivinan el futuro?). Los políticos se aprovechan de esto. Además, no necesitan comprar boletos de lotería, con las carretadas de dinero que les da el INE, con eso les basta. ¿De cuándo acá tan moralistas como para respetar la ley cuando se trata de reasignar recursos? ¡Son patéticos!.

También es increíble que sí se apoye ante el monstruo que fue el sismo pero no tanto ante los monstruos que son la corrupción, su hermano gemelo, el crimen organizado y en buena medida su bastardo hijo: la pobreza. ¡Claro que podemos derrotarlos¡ Si podemos contra la fuerza de la naturaleza, equivalente a no sé cuántas toneladas de dinamita, como carambas no podremos con unos cuantos vividores que básicamente son la causa incausada de la pobreza.

Aunque le parezca increíble al “de arriba” (siguiendo el estilacho de salirse por la tangente cuando no se tiene la razón), no necesitamos un mesías que nos guíe a cambio de carretadas de dinero que esgrime un “yo no, solo mis colaboradores más cercanos son los corruptos, pero yo no”. Con la solidaridad que nos caracteriza, con eso nos basta.

Unámonos para aniquilar esos dos monstruos que tienen a buena parte de México de rodillas.

Difiero de quienes creen que las autoridades fueron rebasadas. Considero, más bien que la sociedad está por encima de todo cuando quiere. Nosotros, la gente, somos los verdaderos héroes.

El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Em- presas, en el IPADE. Se desempeñó como Director Gen- eral de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA y tiene su Despacho asociado con Crowe Horwath para proporcio- nar asesoría en temas de Finanzas Corporativas.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.