Monterrey

Incineración gana terreno a la inhumación: Grupo Gayosso

La empresa funeraria señaló que la distancia y el clima influyen en la decisión.
Sonia Coronado
scoronado@elfinanciero.com.mx
02 noviembre 2017 8:21 Última actualización 02 noviembre 2017 8:21
Gayosso

[Durante el presente año, Gayosso realizó inversiones por 80 millones de pesos en remodelaciones. / Cuartoscuro]

La conveniencia y el ahorro a la hora de elegir la última morada de un ser querido, se han convertido en los principales elementos a tomar en cuenta a la hora de contratar un servicio fúnebre, y por ello la incineración le ha ido ganando terreno a la inhumación, por lo menos en las grandes ciudades del país, dijo Carlos Lukac, director general de Grupo Gayosso.

“En 2013 en Monterrey, la mitad de los servicios que otorgábamos eran de cremación, hoy por hoy esperamos terminar el año con el 75 por ciento de cremación y 25 por ciento de inhumación”, dijo.

Añadió que “la cremación tiene ventajas en varios sentidos, el primero es el precio que es más económico porque no tienes que de tener un lugar de descanso final, que es un cementerio y si lo deseas, puedes llevarlo a la casa, que va contra los preceptos de la iglesia pero a veces el bolsillo apremia”.

Explicó que en precio, el servicio básico de inhumación o cremación son muy similares entre 40 y 50 mil pesos, sin embargo a éste se le debe de agregar el costo adicional del terreno del panteón que oscila entre los 40 y 50 mil pesos.

Lukac dijo que “la gente no solamente está migrando a cremación, sino que deja las cenizas un nicho en estos lugares. Esto lo hacen porque también es más cómodo visitar a un ser querido en la ciudad que irse al panteón que está hacia la salida a Saltillo; es la conveniencia y particularmente con los climas extremosos en Monterrey, francamente es más cómodo visitar a un ser querido en aire acondicionado o calefacción, cuando uno quiera durante el año”.

Este comportamiento se ha acrecentado en las principales ciudades del país, como la Ciudad de México donde la tasa de cremación es del 80 por ciento, en León 50 por ciento, contrario a lo que sucede en Aguascalientes donde la tasa de inhumación de los servicios contratados es del 60 por ciento o en Guatemala donde es del 95 por ciento.

Estimó que para el cierre del año la venta de nichos en sus operaciones de Monterrey crezca 23 por ciento respecto a 2016, dicho comportamiento será similar en la Ciudad de México.