Historia de la antidemocracia en el Siglo XXI
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Historia de la antidemocracia en el Siglo XXI

COMPARTIR

···
Monterrey

Historia de la antidemocracia en el Siglo XXI

OPINIÓN. En México, ante la proximidad de las elecciones algunos políticos empiezan a mostrar cínicamente sus posiciones; por ejemplo recordemos este hecho.

DESDES TEXAS...Javier Amievajavier.amieva@hispanicinternational.com
08/01/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Lograr la democracia de las instituciones en México es una lucha que ha llevado en construirse más de 200 años y podría desmoronarse en unos cuantos meses, quizás en tan sólo seis meses si los mexicanos optan por elegir a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) como próximo Presidente de México; pero estimado lector, deje le aclaro que esto no es nada personal, es sólo una concatenación de hechos y reacciones.

Es una situación similar a la Casa Blanca en Estados Unidos, en donde el Presidente Donald Trump está tratando de deslindarse de su gabinete inicial, al acusar a algunos de ellos de desleales y mentirosos, cuando el Congreso está más dividido que nunca, y los valores por los que América peleó son hoy cosas del pasado, al grado que abiertamente el Presidente declara rehenes a los “dreamers” contra una aprobación para su ansiado muro frente a México.

En un juego de situaciones que comprometen la democracia, y dejan al descubierto los intereses, el que fuera principal colaborador y Jefe de Estrategias de Trump, Steve Bannon, hoy blasfema contra él diciendo que la Casa Blanca está llena de intrigas y traiciones. En su respuesta, la Casa Blanca ha tratado de desligarse lo más pronto posible: “Steve -Bannon- tuvo el honor de trabajar en la Casa Blanca y servir al país”, tuiteó Trump hijo, -otro estratega de seguridad nombrado por Trump-, a principios de esta semana. Y continuó: “Desafortunadamente, -Bannon-desperdició ese privilegio y convirtió esa oportunidad en una pesadilla de puñaladas por la espalda, acoso, filtración, mentiras, al socavar la confianza al Presidente. Steve no es un estratega, es un oportunista”. Sólo son ejemplos.

En México, ante la proximidad de las elecciones algunos políticos empiezan a mostrar cínicamente sus posiciones; por ejemplo recordemos este hecho: “Los delincuentes no tienen cabida en mi gabinete”, declaró AMLO cuando quedó al descubierto el tinglado de René Bejarano y los “donativos” para el partido, entonces del propio AMLO. Por Supuesto, AMLO se deslindó entonces y dijo no tener nada que ver en el asunto; hoy Bejarano es militante de Morena, con lo que ambos se burlan del sistema democrático y de todos los ciudadanos de buena fe que creen “en la esperanza” y lo que estos políticos prometen.

Bejarano, quien alguna vez dijo que se había tenido que “tragar toda la culpa” por cubrir a AMLO, presentó posteriormente su renuncia al PRD junto con su esposa Dolores Padierna, para regresar a las filas de Morena, a pesar de que el líder de dicho partido se deslindó completamente de él y sugirió que también era un corrupto como el resto de los de la «Mafia del Poder», tras el escándalo que le mereció el nombre de “El Señor de las Ligas”.

Hoy, ambos están jugando en la misma liga y con las mismas metas. Hoy AMLO disculpa a sus esbirros de “caer en trampas de las mafias del poder”.

Otra muestra de que AMLO se vale y se valdrá de cualquier cosa para llegar al poder, es cuando busca la aprobación, o la congratulación –y los fondos- de los grupos de las reales mafias –crimen organizado- y no las que pululan en su cabeza.

Hace unas semanas nos enteramos por diarios estadounidenses de que AMLO prometía, que de llegar al poder, otorgaría amnistía a los criminales y a los narcos que han causado miles y miles de muertes y caos en el país, al punto que los mexicanos que vivimos en el exterior nos causa temor visitar nuestra patria.

El hecho es que esas promesas no sólo son de imposible realización por el ejecutivo, -excepto en casos específicos por indulto presidencial – sino que se requeriría de la intervención de los legisladores, y se estaría actuando en contra del espíritu de las instituciones; pero eso no lo saben ni lo analizarán los grupos delincuenciales, solo saben, como lo fue hace años en Acapulco y en muchas otras partes del país, que si apoyan a AMLO tendrán el poder y la impunidad a su alcance.

Ni el PAN ni el PRI son tampoco partidos merecedores de premios a la democracia; sin embargo no podemos ser intolerantes como los otros partidos; hoy México requiere de una continuidad estable donde se sostenga la guerra contra la impunidad y se mantenga el contrapeso de otras corrientes que obliguen a las cámaras, a los legisladores y a los funcionarios a mantenerse dentro de los límites de la decencia y de la democracia ¿O cuál es su opinión respecto a la mía estimado lector?

El autor es analista político en Texas, y experto en temas de la frontera México-Estados Unidos.

,
Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.