Monterrey

Harán del coreano, idioma de negocios en Nuevo León

Poco más de 380 alumnos de Nuevo León y otras universidades del país y de Latinoamérica se matricularon este semestre en el Centro de Estudios Asiáticos de la UANL para aprender el idioma y la cultura de Corea del Sur.
Juan Antonio Lara
15 febrero 2015 22:11 Última actualización 16 febrero 2015 5:0
Corea del Sur NL. (El Financiero)

Corea del Sur NL. (El Financiero)

MONTERREY.- Poco más de 380 alumnos de Nuevo León y otras universidades del país y de Latinoamérica se matricularon este semestre en el Centro de Estudios Asiáticos de la UANL para aprender el idioma y la cultura de Corea del Sur.

Renato Balderrama, director de esta dependencia universitaria, dijo que este Centro es la única institución académica en el noreste de México en contar con la certificación oficial del gobierno coreano para la enseñanza de esta lengua.

Además, señaló que tienen una colaboración estrecha con la empresa KIA Motors, que iniciará operaciones en el primer trimestre del 2016.

Corea del Sur, la UANL ofrece cuatro cursos en el que están matriculados 250 alumnos y en idiomas tienen 130 alumnos.

“Para Corea, América Latina es vital. Tienen una planta de Hyundai en Brasil, Samsung y LG tienen plantas en México. La penetración de los productos coreanos es muy fuerte ya en todo el continente”, indicó.

Señaló que imparten cuatro materias con un promedio de 40 a 60 alumnos por clase de manera virtual. Cada materia cuesta 2 mil pesos por el semestre y hay empresarios que están tomando el curso.

“Tenemos empresarios de México, Colombia y Costa Rica. Este pago va a un fondo de becas de la UANL para apoyar a los alumnos de escasos recursos que han demostrado su aptitud pero carecen de recursos para pagarlo”.

De la UANL hay estudiantes de todas las facultades, además de alumnos de 19 universidades de Latinoamérica.

En cuanto al idioma, la Máxima Casa de Estudios arrancó desde agosto del 2014 con 90 estudiantes.

“Cuando el Embajador de Corea del Sur en México me preguntó con cuántos alumnos arrancaríamos, yo le contesté que si abríamos con 20 o 25 sería un hitazo. La realidad es que iniciamos con 90, porque el efecto KIA ya se reflejaba.

“Se han inscrito ingenieros, un médico que quiere ofrecer servicios a la comunidad coreana, restauranteros, traductores y otros profesionistas a estos cursos de coreano”, expresó.

Las clases son impartidas por tres maestras de idioma coreano y una investigadora.

“Antes de que KIA abriera una oficina en Nuevo León, la Universidad ya trabajaba con esta empresa. Tenemos con ellos una relación estratégica. Traemos servicios en áreas de ingeniería, en entrenamiento y en idiomas, en colaboración con la Secretaría de Desarrollo Económico del Gobierno del Estado”.

Concluyó que si en América Latina hay muy pocos especialistas sobre China y Japón, sobre Corea casi no hay.