Monterrey

Gobierno actual
descuida policía y a Fuerza Civil

En consecuencia existe desconfianza ciudadana, dice investigador de Itesm.
Juan Antonio Lara
jlara@elfinanciero.com.mx
22 junio 2017 8:9 Última actualización 22 junio 2017 8:9
Los índices de inseguridad en NLvan al alza y  la ciudadanía  ha perdido la confianza en Fuerza Civil. (Crédito)

Los índices de inseguridad en NLvan al alza y la ciudadanía ha perdido la confianza en Fuerza Civil. (Crédito)

El aumento de la inseguridad a nivel local y nacional, así como el descuido de las propias autoridades, han provocado que los ciudadanos desconfíen de sus policías municipales y de Fuerza Civil, opinó Jesús Cantú Escalante, profesor e investigador de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey.

“No se han estado actualizando los sueldos, las prestaciones, el equipamiento que tenían los policías (cuando empezaron) y tampoco se ha mantenido este proceso de capacitación permanente en los policías”, señaló Cantú.

El investigador calificó de lamentable que los ciudadanos sean víctimas de cualquier tipo de amenazas o ilícitos y no se sientan con la confianza de acudir a los cuerpos policiacos a presentar su denuncia.

“Esto es terrible porque no contribuye para nada a bajar los índices de impunidad, a mantener bajos los índices delictivos, porque el ciudadanos realmente no colabora con las fuerzas policiacas ante el temor de que resulte peor”, indicó.

La décimo quinta edición del Pulsómetro de Seguridad, elaborado por el Tecnológico de Monterrey, reveló que la confianza de los ciudadanos en las policías municipales sigue degradándose.

El porcentaje de los habitantes del área metropolitana que confían algo o nada en su policía llega casi al 95 por ciento de la población.

“La situación es alarmante, ya que en siete de los nueve municipios ni siquiera uno de cada 10 habitantes confía en su policía. Existen municipios como Monterrey, San Nicolás de los Garza, Apodaca y Guadalupe con menos del cinco por ciento de ciudadanos que confía en sus instituciones de seguridad”, reveló este indicador.

Comentó que la desconfianza de los ciudadanos también es propiciada por los propios elementos de las corporaciones, como es el caso de Tránsito.

“Cada vez que te detiene un agente de Tránsito estás seguro que te van a sobornar y cuando nos vamos a la Policía municipal, resultan situaciones similares. No te van a solucionar el problema y, eventualmente, te van a pedir que les ayudes para algo”.

En el caso de Fuerza Civil, aunque desde el primer momento de la evaluación se incluyó a esta corporación en junio del 2011, ya venía arrastrando esta desconfianza en los cuerpos policiacos.

“(Esta desconfianza) no era tan marcada como en los otros y logra un nivel de confianza de la tercera pare de la población en el 2013, pero luego empieza un desplome hasta alrededor de un 15 por ciento en la actualidad”.

Cantú explicó que esto se debe a tres factores. El primero es el deterioro que se vive con el ejercicio del poder; después, la carga que trae arrastrando los cuerpos policiacos en el estado y el país, y el incremento de la inseguridad.

“Desgraciadamente no se han mantuvieron los principios con los que se creó Fuerza Civil. Ni tampoco el proceso de capacitación permanente en los policías, de tal manera que pudiera mantenerse este sentido de preparación, de superación, y que les permitiera tener este contacto con la ciudadanía”.