Monterrey

Globalifóbicos y Globalifílicos

OPINIÓN. Manifestantes del G-20 reclamaron la salida de EU del acuerdo sobre el cambio climático, la intervención rusa en Siria, el acabar con los disidentes en Turquía y hasta el escándalo de corrupción del Presidente de Brasil. 
WIKI-LÍTICO
Miguel Moreno Tripp
morenotrip@ gmail.com.mx
10 julio 2017 8:15 Última actualización 10 julio 2017 9:20
Miguel Moreno Tripp, Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane.

Miguel Moreno Tripp, Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane.

El fin de semana pasado, el 7 y 8 de julio, se llevó a cabo la reunión del G-20. De acuerdo al documento oficial: “Reúne a [países que representan] casi dos tercios de la población mundial, más de cuatro quintos del PIB mundial y tres cuartas partes del comercio mundial.”

¿Qué busca este grupo de países? De acuerdo al mismo documento, la agenda se centrará en los siguientes aspectos: “Construir economías resilentes; Mejorar la sostenibilidad y Asumir la responsabilidad.”

Si detallamos algunos de dichos temas de la agenda, dentro el objetivo primario de construir la resiliencia de las economías está, entre otros, el fortalecimiento de la arquitectura financiera internacional; buscar que los impuestos sean justos y confiables a nivel internacional; profundizar la cooperación en materia de comercio e inversión y mejorar el empleo. ¿Le suena mal?

Por el lado de mejorar la sustentabilidad: protección del clima y promoción del suministro sostenible de energía; aprovechar las oportunidades de la tecnología digital; promoción de la salud y empoderamiento de las mujeres. ¿Será tan malvado el asunto?

En cuanto a asumir la responsabilidad, se encuentra el abordar el desplazamiento y la migración; la lucha contra el financiamiento del terrorismo y el lavado de dinero; luchar contra la corrupción y mejorar la seguridad alimentaria. Ya ni pregunto.

La reunión de los Presidentes es la culminación de una serie de eventos, ya que además, hubo reuniones de los Ministros de Agricultura; de Relaciones Exteriores; de Finanzas y Gobernadores de Bancos Centrales; de Tecnología y de Trabajo y de Salud, una por mes desde enero del 2017.

Sin embargo, se presentaron una serie de protestas, unas bastante violentas y otras digamos, diferentes. ¿Porque que protestan? Citando un artículo de la BBC, que a su vez menciona a Fox News: “están enojados porque Estados Unidos no paga por cada injusticia social que al mundo se le pueda ocurrir”.

Es una visión muy de la forma de pensar de ese canal; pero también menciona que reclaman por la salida de Estados Unidos del acuerdo sobre el cambio climático, la intervención rusa en Siria, el acabar con los disidentes en Turquía y hasta el escándalo de corrupción del Presidente de Brasil. Siguiendo con la línea de dicho artículo, reclaman porque está la noción de que se hacen acuerdos a puerta cerrada.

Ahí están las dos perspectivas: la oficial que, al menos en papel, no se ve nada mal y la otra a mi parecer desarticulada y poco clara. Sin embargo, los efectos en las elecciones se han visto en donde hay países que se quieren cerrar al mundo: ¿Qué pasaría si nos regresamos a las épocas feudales, en donde el mundo se vuelva fortificado por muros alrededor de cada país? Ojalá me equivoque, pero no faltarían los que se sientan superiores al resto del mundo y lo quieran conquistar como lo hacían los Reyes en la Edad Media. ¿La medicina preventiva? En una frase atribuida a McArthur: “En donde hay comercio no se necesitan soldados”.

El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Em- presas, en el IPADE. Se desempeñó como Director Gen- eral de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA y tiene su Despacho asociado con Crowe Horwath para proporcio- nar asesoría en temas de Finanzas Corporativas.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.