Monterrey

Gigantes en la carretera de Tamaulipas

OPINIÓN. Hasta pareciera que existió una logística para lucir a Tamaulipas como el próximo paraíso eólico de México, paseando frente a las largas filas de automóviles cargados de visitantes.
APUNTES

DAVID
DORANTES
29 marzo 2016 8:59 Última actualización 29 marzo 2016 9:10
Etiquetas
David Dorantes

David Dorantes

Durante este periodo vacacional, las carreteras de todo México estuvieron muy transitadas hacia diversos destinos turísticos, Tamaulipas no fue la excepción con traslados hacia las playas o ecoturismo, además de ser punto de paso natural hacia Estados Unidos. En ese sentido, la gente de Nuevo León viajó rumbo a Nuevo Laredo o Reynosa para cruzar a Texas, como también lo hizo para ir hacia Tampico, Madero, Altamira y hasta La Pesca, éste último tuvo una enorme sorpresa durante su paso de Ciudad Victoria hacia el sur tamaulipeco.

Hasta pareciera que existió una logística para lucir a Tamaulipas como el próximo paraíso eólico de México, paseando frente a las largas filas de automóviles cargados de visitantes que, si bien, no podían ir tan rápido por la cantidad de coches, algunos de plano detuvieron su transitar solo para observar el lento traslado de algo que parecían alas blancas de un invertebrado; esto en referencia a una pequeña neolonesa que preguntó con la inocencia de su edad ‘Mamá, ¿Esas eran las alas de un grillo gigante?’. Esta conversación, además de fotografías y vídeos que compartieron los usuarios con mi cuenta de Twitter (@DavidDorantes) así como de Facebook, abundaron esta semana, desde el lunes hasta el miércoles.

¿Qué eran esas cosas gigantes que vieron los visitantes en la carretera de Tamaulipas? Era un aspa de más de 30 metros de largo, con un peso mayor a dos toneladas, siendo transportado por un camión tráiler adaptado ex profeso para este tipo de maniobras de gran envergadura.
Aunque el traslado del Puerto de Altamira inició hace dos semanas, la expectación que se mostró en las redes sociales fue mayor en esta semana por la cantidad de paseantes existentes por estas vialidades, que se cifran en un millón de personas.

Provenientes de Europa, arribaron al puerto tamaulipeco desde hace un par de meses, reposando el tiempo necesario para ‘aletear’ su vuelo justo cuando lo marcará el programa de obra del Parque Eólico más grande del norte de México: Tres Mesas. Este desarrollo asentado en Llera sobre tres mesas o mesetas diferentes –de ahí proviene el nombre del proyecto-, albergará 45 aerogeneradores europeos, de los cuales ya se erigen 19 enormes torres de casi 100 metros de altura de las 45 que tendrá esta magna empresa que da trabajo a más de 50 compañías, del que 70 por ciento del personal es totalmente tamaulipeco.

Realmente es todo un espectáculo ser testigo del traslado de estas gigantes aspas, subirlos a las mesas significa un reto mayor de maniobra para el chófer entre tantas cortas curvas de la geografía, pero, sin duda, será algo más espectacular en septiembre de este año cuando entre en operación el Parque Eólico Tres Mesas, teniendo como marco entre las enormes torres al Bernalito, una formación montañosa que emula el ícono de Tamaulipas: El Bernal.

Usted puede verlo en mi canal de YouTube y seguramente coincidirá conmigo que fue esto es todo un espectáculo difícil de creer para algunos en internet. ¿Usted qué opina?

* El autor es consultor en comunicación política en la frontera norte de Tamaulipas.


Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.