Monterrey

Genera desempleo IEPS a los refrescos

UANL. Investigadores concluyen que el gravamen sólo recauda y baja poco el consumo y la obesidad.
Juan Antonio Lara
jlara@elfinanciero.com.mx
02 noviembre 2017 8:0 Última actualización 02 noviembre 2017 8:0
refrescos

refrescos (Bloomberg)

Más que reducir el consumo y combatir la obesidad, el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) aplicado a los refrescos permitió subir la recaudación en forma importante, aunque se perdieron 10 mil 815 puestos de trabajo en esta industria.

Esta es una de las conclusiones del estudio “La Industria de las Bebidas No Alcohólicas en México”, realizado por los economistas Joana Chapa Cantú, Daniel Flores Curiel y Laura Zúñiga Valero, investigadores del Centro de Investigaciones Económicas de la UANL.

El libro, publicado por la editorial Pearson y la Máxima Casa de Estudios, fue presentado el martes por la noche en el Colegio Civil.

Los autores señalaron que la industria de bebidas no alcohólicas (BNA) brinda empleo directo a más de 100 mil personas y los de la industria refresquera son los mejor pagados.

Afirmaron que con el IEPS de un peso por litro a las bebidas azucaradas desde el 2014, las ventas de BNA cayeron en tres mil 674 millones de pesos, el valor de la producción de la economía se contrajo en seis mil 454 millones de pesos y se perdieron 10 mil 815 empleos.

Uno de los argumentos principales para gravar los refrescos azucarados es que constituye una medida de salud, señalaron.