Monterrey

ESPECIAL
Forte, con perspectiva de exportación

Una de las limitantes de este vehículo “made in Nuevo León” sería su precio.
Édgar Rivera
erivera@elfinanciero.com.mx
15 mayo 2017 23:9 Última actualización 16 mayo 2017 7:54
(Especial)

(Especial)

La experiencia de manejo del modelo Forte, sí el hecho en Pesquería, Nuevo León, hace pensar que este vehículo tiene grandes desafíos en el país, y muy probablemente un éxito asegurados en grandes mercados, como el de Estados Unidos, en donde los vehículos de marca asiática tienen alta demanda.

Como no soy experto en automóviles, sólo compartiré mi experiencia de uso, en fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas que considero tiene el Forte de Kia.

Su fortaleza principalmente se dan en el manejo, que más allá de ser un modelo de tipo reciente, en este caso 2017, puedo decir que la calidad de la unidad está probada, todo el equipo y materiales del Forte se aprecian que son de alta calidad, y qué decir de su imagen y diseño, una ergonomía que hace sentir cómodos a todos sus pasajeros, en trayectos citadinos, y en viajes de mayor distancia y tiempo.

Las oportunidades tienen que ver con aspectos de tipo mecánico, que percibo puede tener la unidad en aspectos como la suspensión, la cual se siente dura, y que tal vez no esté preparada para las calles de los municipios del área metropolitana de Monterrey, en donde los baches y pozos, sin duda le cobran alta factura al Forte.

En debilidades, si bien es cierto que se aprecia cierta calidad en los componentes internos, no existen garantías de duración y nivel, como los que pudieran existir en algunos competidores en su mercado como ocurre con el Sentra que integra en sus versiones la marca Bose para sus equipos de sonido, asegurando tecnología y vanguardismo.

Finalmente, el aspecto en donde considero que el Forte tiene debilidad o limitante, es en su precio, el cual considero que es alto, por ejemplo de 325 mil pesos para la versión más equipada, que me tocó conducir, comparado con otras marcas como Honda, Toyota, Mazda o Nissan, si me enfoco sólo en competidores asiáticos, en donde el consumidor podría encontrar alternativas de entre 290 y 310 mil pesos, en versiones similares, tomando en cuenta que por ejemplo Nissan o Honda tienen ya varios años operando en México.