Monterrey

Finanzas personales: más allá del dinero

OPINIÓN. Proporcionan herramientas útiles para alcanzar nuestro objetivo de vida, y no hablo únicamente de herramientas útiles para la administración del dinero, sino de herramientas que pueden ser utilizadas para la administración de nuestra vida.
OPINIÓN 
ACADÉMICA

TECNOLÓGICO 
DE MONTERREY

HUMBERTO
GUEVARA
22 febrero 2016 9:10 Última actualización 22 febrero 2016 9:16
Humberto Guevara

Humberto Guevara

¿Cómo están sus finanzas? Al escuchar esta pregunta ¿qué es lo primero que se viene a su mente? Sin lugar a dudas es el dinero.

Antes de responder quizás se cuestione si le alcanza el dinero, si tiene deudas, a cuánto asciende el monto de las mismas, y en el mejor de los casos, si tiene ahorros o cuánto tiene invertido en el banco o en la bolsa; sin embargo ¿con qué frecuencia piensa si las decisiones que toma (que involucran dinero) las está tomando adecuadamente? Es decir ¿tiene claro cada vez que utiliza su dinero o cada ocasión que obtiene un préstamo, cómo dicha decisión contribuye a alcanzar sus objetivos o metas? ¿Cuál es el objetivo en su vida?.

Es importante recordar que el dinero es uno de los muchos recursos que contribuyen a alcanzar nuestras metas y objetivos de vida. Es importante que sólo nos enfoquemos en un objetivo y no en serie de estos, ya que al tener más de un objetivo, nos encontraremos en situaciones en las que el uso del dinero para el logro de uno afectará negativamente el logro del otro. Por ejemplo: ¿Me voy de vacaciones o ahorro para adquirir un automóvil?.

Normalmente cuando se habla de finanzas personales se abordan temas relacionados con el uso del dinero, la obtención del mismo y la preservación del patrimonio. Es común tocar temas como el uso de un presupuesto, los gastos hormiga, el hábito del ahorro, las inversiones y sus riesgos, y por supuesto los distintos seguros que hay en el mercado.

¿Qué tan frecuentemente relaciona dichos temas con su objetivo de vida y con la etapa de vida en la que se encuentra? Por ejemplo, la razón por la que ahorra puede ser distinta si usted es soltero, casado, tiene hijos o piensa en su jubilación.

Una buena cultura financiera (manifestada por excelentes finanzas personales) es aquella que se enfoca en las personas de manera integral y no únicamente en el manejo del dinero.

La cultura financiera inicia desde los hábitos alimenticios que tiene, la lectura que realiza, el ejercicio que practica, el tener y vivir de acuerdo a sus principios y valores, el ayudar al prójimo, a la sociedad, y al planeta, entre otros. Lo invito a reflexionar respecto a cómo cada uno de los aspectos antes mencionados afecta o afectará su bolsillo: se sorprenderá de la cifra que alcanza el impacto de los malos hábitos que tenemos los seres humanos en nuestro patrimonio y en el bienestar de la sociedad.

Sin duda las finanzas proporcionan herramientas útiles para alcanzar nuestro objetivo de vida, y no hablo únicamente de herramientas útiles para la administración del dinero, sino de herramientas que pueden ser utilizadas para la administración de nuestra vida.

Por ejemplo, el proceso de administración de riesgos puede ser adaptado para alcanzar su objetivo de vida. Este proceso inicia con el establecimiento de un objetivo, seguido por la identificación de los factores de riesgo que pueden afectar el logro del mismo; posteriormente se evalúa la probabilidad de que dicho factor de riesgo esté presente y se mide la severidad de su impacto.

Una vez realizado lo anterior se diseñan estrategias para administrar dichos factores de riesgo, finalmente comunicando lo anterior a los involucrados e interesados.

Considerando que mi objetivo de vida es ser feliz, el proceso de administración de riesgos implicaría que identifique aquellos factores que afectan mi felicidad, que evalúe la probabilidad de que dichos factores se presenten en mi vida, mida el impacto que pudiera tener la presencia de dichos factores en mi felicidad, diseñe estrategias para evitar, transferir o reducir dichos impactos y finalmente informe a todos los involucrados la estrategia a seguir.

Lo invito a que defina su objetivo de vida, a que incluya en su cultura financiera, además de los temas relacionados con finanzas personales, buenos hábitos alimenticios, hacer ejercicio, conducirse con valores e incluir en su riqueza no sólo el dinero sino la salud, las amistades, su familia y su felicidad. Sin lugar a dudas, las finanzas personales abarcan mucho más que sólo dinero.

* El autor es es profesor del Departamento Académico de Contabilidad y Finanzas del Campus Monterrey. Su correo es humberto.guevara@itesm.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.