Monterrey

Fallan autoridades en contra de GCC en Bolivia

Tras casi cuatro años de una disputa legal entre la firma boliviana Compañía de Inversiones Mercantiles y el Grupo Cementos de Chihuahua, las autoridades fallaron en contra de la empresa mexicana, por lo que tendrá que pagar 36.1 millones de dólares a su rival.
Arturo Bárcenas
28 abril 2015 21:18 Última actualización 29 abril 2015 5:0
 [Destacan las caídas de la varilla y el cemento. / Cuartoscuro] 

La cementera explicó que CIMSA inició un arbitraje internacional en su contra ante la Comisión Interamericana de Arbitraje Comercial. (Cuartoscuro)

MONTERREY.- Después de una disputa legal de casi cuatro años entre la firma Compañía de Inversiones Mercantiles (CIMSA), de Bolivia, y Grupo Cementos de Chihuahua (GCC), las autoridades competentes fallaron en contra de la empresa mexicana, por lo que tendrá que pagar 36.1 millones de dólares a su rival.

La cementera explicó que CIMSA inició un arbitraje internacional en su contra ante la Comisión Interamericana de Arbitraje Comercial, el cual estableció en su laudo final, el pago de GCC y su subsidiaria GCC Latinoamérica, de 36.1 millones de dólares por concepto de daños y gastos a favor de la demandante.

Sin embargo, GCC considera que el resultado del laudo es contrario a la legislación boliviana y al derecho internacional, por lo que presentó un recurso de anulación en contra del laudo parcial, el cual se encuentra pendiente de resolverse ante las cortes bolivianas.

Asimismo, la firma apelará ante las cortes bolivianas el laudo final. El resultado de la anulación de cualquiera de los recursos presentados y/o por presentarse a favor de GCC podría dejar el laudo final sin efectos.

Adicionalmente, la cementera obtuvo una resolución de medidas cautelares ante las cortes mexicanas para efectos de que CIMSA se abstenga de ejecutar cualquier laudo emitido en el arbitraje hasta en tanto no se resuelva el recurso de anulación pendiente.

Conforme a la ley boliviana, la ejecución del laudo final está suspendido hasta en tanto no se resuelvan los recursos de anulación.

En agosto del 2011, GCC se retiró de Bolivia después de concluir la venta de su 47 por ciento de participación en Soboce, a la empresa Consorcio Cementero del Sur, de Perú.

Ante esta acción, CIMSA, que era el accionista mayoritario en Soboce, señaló que la empresa mexicana incumplió un acuerdo de compra preferente en favor de ellos.

En este sentido, la firma chihuahuense indicó que Cimsa le presentó una oferta de compra, la cual no cumplió con lo establecido en el acuerdo de accionistas, por lo que le informó del incumplimiento a ésta, quedando ellos en libertad de vender su participación accionaria en Soboce.