Monterrey

FACTURA ELECTRÓNICA 3.3: ¡La empresa al desnudo!

OPINIÓN. Reflexionemos cómo en las empresas se evita dar a conocer información estratégica, porque en manos de los competidores o externos puede ser de alto peligro para la continuidad del negocio. Y ahora esta información estará incorporada a las facturas electrónicas de cada transacción.
CAPITALIZANDO EXPERIENCAS
Antonio Rodriguez
vpdifusion@icpnl.org.mx
01 agosto 2017 10:28 Última actualización 01 agosto 2017 10:28
Antonio Rodríguez

Antonio Rodríguez

Conforme avanza el tiempo se va acumulando la cantidad de tinta y horas hombre que está conllevando el análisis para la implementación de la factura electrónica versión 3.3. y en lo que se está acordando es que no es un asunto menor de simple cambio de formato.

Se empieza a reconocer por parte de la autoridad que había cosas no contempladas en su versión de entrega inicial, prueba de ello es que se siguen modificando catálogos y liberando preguntas y respuestas.

Los impactos en procesos, tecnología y capacitación serán muchos, con su respectiva inversión por parte de los contribuyentes. Pero lo más sorprendente es la “explosiva combinación” de los elementos que se integran.

En la versión CFDI 3.3, recordemos que habrá: un catálogo de productos y servicios y un detalle de cada producto referente a los impuestos al consumo y descuentos que se le relacionan, además de un complemento de pagos que anuncia el momento en que se consumó el flujo de efectivo en cada transacción, entre muchos otros elementos.

Todo esto llevará a que la Autoridad conocerá de tu negocio:

Los productos que adquieres, quienes son tus proveedores, su ubicación y el volumen que operas con ellos, el precio real por cada producto incluyendo descuentos y el plazo efectivo de crédito que negociaste.

Por la parte de ventas, conocerá quienes son tus clientes y el volumen que operaste con ellos, el precio real de cada producto y el plazo efectivo de crédito otorgado

Si la esencia financiera de los negocios se obtiene por la mezcla de acuerdos y negociaciones logradas con proveedores y clientes: plazos, volúmenes, descuentos, etc., esto ya quedará revelado con la información contenida en el CFDI 3.3.

Aunado lo anterior a la contabilidad electrónica, donde se entera la autoridad como fue digerida toda esta información por parte de la empresa, ¿qué más le hace falta conocer? ¿Quiénes tendrán acceso a esta información?

Reflexionemos cómo en las empresas se evita dar a conocer información estratégica como la ya mencionada, porque en manos de los competidores o externos puede ser de alto peligro para la continuidad del negocio. Y ahora esta información estará incorporada a las facturas electrónicas de cada transacción.

Siempre se ha dicho que todos los negocios tienen un socio en la autoridad fiscal, porque se le debe compartir un porcentaje de las utilidades. Y ahora se le compartirá también todo alto nivel de detalle de información. ¿Ahora comprendes porque la empresa se le presentará a la autoridad al desnudo? ¿Los procesos y el personal de la autoridad que recibirá esta información estará completamente preparada para darle un uso adecuado? Un empresario siempre tendrá esta duda.

Por todo lo anterior, debemos concluir que esto no es un cambio menor.

Requiere del análisis multidimensional de contadores, ingenieros, abogados, especialistas en sistemas y empresarios para identificar los cambios en particular.

Desde que se liberó la información de la estructura del CFDI 3.3 en el ICPNL nos hemos dado a la tarea de analizar, desde diferentes aristas, lo que esto conllevará. Ya sea a través de comisiones, paneles o cursos, nuestros miembros han venido profundizando en este tema para implementar el cambio de la mejor manera.

Los invitamos a estar atentos a los próximos eventos.

El autor es MBA, MEF, VP relaciones y difusión ICPNL.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.