Monterrey

Factible traer cemento al país a precio competitivo

La ruptura de Cemex con la CMIC y Canadevi es una oportunidad inédita.
Esther Herrera
eherrera@elfinanciero.com.mx
28 junio 2017 7:52 Última actualización 28 junio 2017 7:53
 [Destacan las caídas de la varilla y el cemento. / Cuartoscuro] 

[Destacan las caídas de la varilla y el cemento. / Cuartoscuro]

El rompimiento de Cemex con las cámaras empresariales (CMIC y Canadevi), abre la oportunidad de importar cemento de países como China, Corea, Vietnam, Egipto y Turquía, donde existen excedentes que podrían entrar sin ningún problema a México a precios competitivos, sostuvo Ricardo Alessio, director de la firma Comercio para Desarrollo Mexicano del Sureste.

El empresario que hace 13 años desafió a Cemex intentando importar cemento procedente de Rusia, que lo llevó a un pleito que duró años, aseguró que hoy las condiciones han cambiado.

“Lo que hizo ahora Cemex es inédito y plantea una oportunidad de abrir el mercado a la importación logrando incluso descuentos hasta en un 30 por ciento en relación al precio que regirá a partir del 1 de julio”, subrayó.

Conminó a los constructores y vivienderos del país a que juntos realicen estudios de factibilidad para saber a qué regiones sí se puede traer cemento importado a precio competitivo, sin que el flete de internación no se coma el margen de utilidad.

“Invito para que los constructores y vivienderos se unan y yo ofrezco mi experiencia legal y know-how”, añadió.

Alessio señaló que a todo lugar que se pueda llevar un barco con cemento importado a precio competitivo, y donde el constructor le salga más barato de lo que hoy compra, en eso radicará el verdadero control de precios.

“Esta situación es la única manera de que tengamos un mercado abierto. No comparto que la Secretaría de Economía fije un precio, no me parece la vía correcta, yo creo que cada quien puede fijar el precio que quiera siempre y cuando no se coluda con competidores y no frene la importación como ocurrió en el 2004”, indicó.

Dijo que el mensaje aquí es para los constructores y vivienderos de aprovechar esta coyuntura y ruptura con la industria cementera y ver a largo plazo.

“Sí queremos que la industria cementera ya no haga incrementos semestrales sin justificación alguna, no queda más que importar, eso ajustará el precio del cemento”, afirmó.

Destacó que para lo anterior se requiere que los constructores y vivienderos formen un buen pool de inversionistas y lo más importante se quiten el miedo a las represalias de la industria.

En 2004, Ricardo Alessio y sus socios, Luis Bonales y Ricardo Camacho, fueron los inversionistas que intentaron introducir al país 26 mil toneladas de cemento procedente de Rusia en el buque Mary Nour, el cual no pudo desembarcar.