Estudio de Precios de Transferencia un aliado de Negocio para el T-MEC
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Estudio de Precios de Transferencia un aliado de Negocio para el T-MEC

COMPARTIR

···

Estudio de Precios de Transferencia un aliado de Negocio para el T-MEC

El nuevo Tratado que sustituirá al TLCAN de 1994 demuestra que vivimos en un mundo más globalizado para hacer negocios.

Opinión MTY factor clave Aldo Eliud Juárez Luna
04/12/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Aldo Eliud Juárez LunaFuente: Cortesía

Estimados lectores, fuimos testigos durante más de un año de las arduas negociaciones de un nuevo acuerdo comercial para nuestro País, Estados Unidos y Canadá. Por fin el pasado 30 de noviembre se realizó durante el G-20 en la Ciudad Buenos Aires, Argentina, la firma simbólica del nuevo Tratado de Libre Comercio por el ahora ex Presidente, Peña, y los todavía mandatorios, Trump de EU y Trudeau, de Canadá.

El ahora llamado T-MEC que sustituirá al TLCAN de 1994 demuestra que vivimos en un mundo más globalizado para hacer negocios. Prueba de ello es que el 70 por ciento del comercio mundial se realiza por conjuntos de empresas que se identifican como “Partes Relacionadas”, es decir, compañías vinculadas con los mismos accionistas o que tiene el control de tomar decisiones, una en la otra.

Bajo las guías de la OCDE y las directrices del nuevo Tratado, estas empresas están obligadas a determinar sus precios bajo condiciones de mercado, ya que regularmente se fija un precio más conveniente para trasladar utilidades de una empresa a otra y de un país a otro y así evadir impuestos.

Amigo empresario si sus compañías están en México, Estados Unidos y Canadá, o si usted proyecta abrir un negocio en estos países, inicialmente debe cumplir con las disposiciones internacionales antes mencionadas, y para que tenga certeza existe el llamado “Estudio de Precios de Transferencia”, donde se aplican métodos de evaluación de precios, documentando los elementos de seguridad jurídica encaminados a blindar las operaciones. De esta manera, se elimina el riesgo que la Autoridad Fiscal determine la No deducibilidad de los gastos o la Omisión de ingresos, lo cual incrementa el pago de impuestos y sanciones.

En nuestra experiencia en la firma, hemos realizado asesorías a conjuntos de empresas en materia de operaciones internacionales de manera que optimizamos el uso del Estudio de Precios de Transferencia, más allá del cumplimiento regulatorio, y lo usamos como estrategia de negocio para obtener los siguientes beneficios:

·Análisis Preliminar.- Previo al cierre del ejercicio se realiza un análisis para identificar y evaluar cualquier contingencia de la empresa y definir estrategias de solución.

·Herramienta Comercial.- La metodología permite obtener una herramienta para otorgar a las prácticas comerciales de la Compañía eficiencia y eficacia minimizando los riesgos de carácter financiero y fiscal.

·Incursión en Nuevo Mercados.- En el caso de nuevos mercados proporciona rangos de precios que aumentan el caso de éxito minimizando el riesgo inherente.

·Operaciones Nuevas.- El estudio delimita los factores críticos de éxito y fracaso asociados a las transacciones anteriores, para que en dado caso de operaciones futuras ayudar en la toma de decisiones de carácter financiero.

·Planeación Fiscal.- Cuidando el marco legal, el estudio es útil para planear el cierre del ejercicio; incluso en operaciones internacionales y así disminuir la carga de los aranceles.

Es momento que las empresas cumplan con las disposiciones de este nuevo Acuerdo Comercial, para así usar el Estudio de Precios de Transferencia a su favor, convirtiéndolo en un aliado para hacer negocios sin fronteras, pero siempre cuidando aspectos también fundamentales como son la seguridad y rentabilidad.

El autor es Contador Público y Licenciado en Derecho, además es Socio de Rentabilidad e Innovación del Despacho Elizondo Cantú, S.C.

Opine usted: ajuarez@elizondocantu.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.