Monterrey

Estadounidenses se cuestionan si sus legisladores podrán revertir la anarquía actual

OPINIÓN. "Nunca antes en Washington los conflictos de intereses y la corrupción de la Casa Blanca habían sido tan descarados".
DESDE TEXAS….
Javier Amieva
javier.amieva@hispanicinternational.com
03 abril 2017 8:23 Última actualización 03 abril 2017 9:0
Javier Amieva, analista político en Texas, y experto en temas de la frontera México-Estados Unidos..

Javier Amieva, analista político en Texas, y experto en temas de la frontera México-Estados Unidos.

“Washington está en caos. El presidente de Estados Unidos (EU), Donald Trump, está desafiando todas las previsiones de la Constitución, diseñadas para prevenir el abuso de cargos públicos al mismo tiempo que se le investiga de cerca por sus relaciones con Rusia… La verdad es que todo esto nos importaría un bledo sino es porque las amenazas al pueblo norteamericano y a México forman parte del caos que hoy impera en la Casa Blanca y se refleja en toda la nación.

“Nunca antes en Washington los conflictos de intereses y la corrupción de la Casa Blanca habían sido tan descarados. En tiempos normales, cada caso individual sería objeto de una intensa publicidad y audiencias en el Congreso. Ahora, hay tantos escándalos que nadie puede seguir tantos casos de deshonestidad, intentos de abuso de poder, acusaciones falsas, etc. etc de Trump”; declara Frank Vogl, columnista de El Globalista y quien tiene más de 43 años en Washington escribiendo de asuntos políticos.

El mayor escándalo, dice el reportero, es que se inventa uno cada día para empequeñecer u ocultar otro que en tiempos normales sería una gran noticia como,” ¿cuán comprometido estaba el Kremlin en las elecciones de 2016 y en qué grado, si hubo alguna, hubo colusión entre los oficiales de campaña de Trump y los rusos?”.

Antes de llegar a este punto, considere estimado lector, algunas otras “travesuras” como dice Frank Vogl. Por ejemplo, la ley de EU dice que ningún funcionario electo puede ocupar un cargo y tener un interés empresarial privado dentro del gobierno; Trump mantiene participación en la propiedad del nuevo Hotel Trump en Washington D.C., que está arrendando el servicio federal de correos del gobierno estadounidense.

Adicionado a esto, decenas de sus empresas continúan haciendo negocios con el gobierno de EU, aún en los que hay conflicto de interés como lo es con China y Rusia.

“Ah, y mientras promueven todos sus intereses comerciales privados, con oficina desde la Casa Blanca, la hija de Trump, Ivanka y su esposo, Jared Kushner, ahora han sido nombrados asesores especiales del Presidente”, continua Vogl.

¿Y los rusos? Hay muchos ángulos aquí, pero el viejo adagio es - sige el dinero; follow the money y sabrás la verdad. Jared Kushner, así como al menos cinco individuos que trabajaron en la campaña presidencial de Trump el año pasado, son conocidos por haber tenido contactos con rusos en 2016 y tenían o aún tienen relaciones de negocios rusas. A medida que las investigaciones se llevan a cabo, y como la Casa Blanca intenta con cada vez más torpeza desviar la atención pública, así, la ira con este desorden está aumentando entre el Congreso; a pesar de que Trump amenazó vigilar de cerca a legisladores que no aprobaran su Ley de salud, estos no se intimidaron, Trump perdió.

Los escándalos emergentes son vistos como distracción de la Casa Blanca, pero son más que eso, son atentados contra la justicia y la humanidad; debemos de confiar en que los legisladores y las instituciones de Justicia de esa nación puedan poner orden en el caos.

¿Y Usted, amigo lector que opina de lo que denuncia Frank Vogl?

El autor es analista político en Texas, y experto en temas de la frontera México-EstadosUnidos.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.