Monterrey

ESPECIAL
Por si fuera poco, año electoral dificultará iniciativas en impuestos

Proponen que el Estado se ajuste a administrar con menos recursos
Alejandra Mendoza
amendoza@elfinanciero.com.mx
07 junio 2017 8:32 Última actualización 07 junio 2017 8:32
elecciones

(Cuartoscuro)

Las alternativas de imponer nuevos impuestos estatales o incrementarlos, como una medida de obtener más ingresos para el Estado tras la eliminación de la tenencia, será difícil en 2018, ya que será un año electoral, indicó Carlos González Barragán, experto en finanzas públicas.

“Creo que la coyuntura política nos va a alcanzar este año y por esa razón veo difícil que haya nuevos impuestos; no es algo que vaya a transitar.

“No creo que mucha gente quiera absorber el costo político de estos impuestos en un año electoral”, indicó.

Comentó que una opción que es improbable que suceda pero no imposible, es el que el gobierno trate de mantener la tenencia, aunque sea en un nivel más bajo.

“Lo veo improbable porque en el momento en que el gobernador envíe su propuesta vamos a estar en tiempos electorales, veo muy difícil que se apruebe una prórroga adicional”, indicó.

Señaló que la fiscalización de impuestos es un área de oportunidad, sin embargo, se debe cuidar de no ser agresivo.

“Es un poco difícil el hacer una fiscalización efectiva a nivel micro, lo que se puede buscar es una fiscalización quizás más estricta a nivel empresarial, la desventaja es que son los mismos contribuyentes de siempre”, dijo.

El experto indicó que la alternativas que tiene la entidad para compensar los menos ingresos que tendrá el próximo año, es el buscar alianza o bien ajustarse a administrar con un menor presupuesto.

“El plan A, es el transitar en busca de algún tipo de alianza para compensar este faltante que no es muy descabellado con algún tipo de ingreso en el PEF del año que entra; creo que sí se pueden alcanzar mil millones de pesos, digamos que no por ello sea sencilla la tarea y de no lograrse esa opción, es vivir con menos ingresos, porque el fiscalizar es más difícil”, dijo.

Agregó que este año, Nuevo León tiene presupuestado recaudar mil 600 millones de pesos por el impuesto de la tenencia, y el siguiente año, mil 700 millones; y de esa cifra el 35 por ciento se divide a los municipios.

“Hay que recordar que el 35 por ciento, que son alrededor de 650 millones de pesos, son para municipios, ya que este impuesto parcialmente se entregan a municipios, entonces quedan mil 350 millones de pesos en el hoyo del Estado”, dijo.