Monterrey

ESPECIAL
Pedreras, ¿mayores culpables en la contaminación?

La industria aporta el 30 por ciento de las afectaciones en el aire de la ciudad.
Daniel Anguiano
danguiano@elfinanciero.com.mx
09 abril 2017 22:23 Última actualización 10 abril 2017 7:15
(Félix Vásquez)

(Félix Vásquez)

A pesar de que la contaminación que generan las pedreras no cuenta con el mismo impacto con el que producen los vehículos u otras industrias, éstas han sido exhibidas como un fuerte agente contaminante.

De acuerdo a Gerardo Mejía, investigador del Tecnológico de Monterrey en temas ambientales, el sector transporte aporta hasta el 40 por ciento de los contaminantes del aire en Monterrey y su área metropolitana y en ocasiones hasta un 50 por ciento, explicó.

Después, es la industria de la ciudad la que aporta el 30 por ciento; luego, el material geológico, con un 15 por ciento y un cinco por ciento corresponde a procesos de cocción, quema de combustibles del sector residencial o negocios.

“El material geológico, que es una partícula muy fina, que también puede venir de erosión del viento, de terrenos donde se hace desarrollo urbano que limpian y levantan polvo o transporte de material”, dijo.

Mejía explicó que las pedreras sí contribuyen, pero su impacto más grande es en la zona aledaña a donde se encuentran instaladas, porque es partícula más grande y pesada que cae al suelo y no se suspende en el aire como otras.

Se estima que existen más de 40 zonas de explotación de caliza, sin embargo muchas son en papel, otras están abandonadas, y solamente seis operan actualmente en los municipios de Santa Catarina, Escobedo y García, explica la Asociación de Extractores de Caliza (ASEC).

El año pasado, el Gobierno del Estado suspendió provisionalmente a las empresa dedicadas a la extracción de roca, bajo el argumento de incumplir con las normativas ambientales.

Jaime Rodríguez Calderón, gobernador de Nuevo León, durante su primer Informe de Gobierno emitió la orden para suspender las pedreras, esto, indicó el mandatario, en beneficio de la salud de los habitantes de la ciudad.

“En este momento instruyo al Secretario de Desarrollo Sustentable ordene las visitas a estos establecimientos y, como medida de seguridad, suspenda las actividades generadoras de contaminación en todas sus ubicaciones dentro del Estado”, indicó.

Comentó que solamente podrán seguir operando las pedreras que comprometan acciones inmediatas de control de sus emisiones al medio ambiente. En total fueron 26 las empresas suspendidas por la administración estatal.

Por su parte, Roberto Russildi, Secretario de Desarrollo Sustentable, explicó en su momento que la medida tomada por el gobierno del Estado no era una suspensión definitiva, sino que el objetivo era revertir actividades que dañan el ambiente; motivo por el cual las pedreras se comprometen en los documentos presentados a cuidar el proceso meticulosamente.

“No podíamos dejar cerradas todas las pedreras hasta que se cumplieran las especificaciones de la norma porque ocasionaríamos un daño económico y una pérdida de empleos muy fuerte, y lo que les pedimos es que se comprometieran por escrito a hacer todo lo que fuera necesario”.

No obstante que diversos estudios señalan que la contaminación del área metropolitana de Monterrey tiene su mayor contribuyente en el sector transporte, aún no se han tomado medidas correspondientes en este sentido.

El Gobierno del Estado, desde el inicio de la administración actual, ha pugnado por implementar la verificación vehicular, pero esto aún no se ha concretado.