Monterrey

ESPECIAL
Nueva Ley no incentiva participación ciudadana

OPINIÓN DE EXPERTO. Jesús Cantú Escalante.
Esther Herrera
eherrera@elfinanciero.com.mx
29 mayo 2017 9:52 Última actualización 29 mayo 2017 12:0
Nuevo León muestra un déficit de ciudadanía y también de legalidad por una falta de respeto a la misma por parte de todos (autoridades y ciudadanía).

Nuevo León muestra un déficit de ciudadanía y también de legalidad por una falta de respeto a la misma por parte de todos (autoridades y ciudadanía).

La nueva Ley de Participación Ciudadana puede convertirse en “ley muerta a como está planteada, ya que no incentiva la participación; además de que no hay compromiso por parte de la autoridad”, señaló Jesús Cantú Escalante, profesor-investigador de la Escuela de Gobierno del Tecnológico de Monterrey.

Indicó que “será otra ley de papel bien hecha en teoría, pero sin mecanismos para llevarla a la práctica”.

Lamentó que Nuevo León muestre un déficit de ciudadanía y también de legalidad por una falta de respeto a la misma por parte de todos (autoridades y ciudadanía).

Mencionó que si bien, la nueva Ley de Participación Ciudadana abre la posibilidad de regular herramientas e instrumentos muy claros que se traduce en un avance; está latente la preocupación de no establecer prácticamente ningún compromiso por parte de la autoridad, lo que intranquiliza sobremanera.

“Esto es justamente uno de los problemas que se tiene. Sí ya tenemos una Ley de Participación Ciudadana, ya la ciudadanía va a saber cómo poder participar y los únicos compromisos medianamente que establece la Ley es que le pide a los municipios que determinen el porcentaje de su presupuesto que van a asignar mediante el presupuesto participativo e indica algunas vías por las cuales se puede participar. Algunos municipios ya lo hicieron pero asignaron un presupuesto ridículo”, añadió.

Reconoció los cambios importantes en los últimos años en Nuevo León, sobre todo la efervescencia ciudadana que se dio a partir de la última década del siglo pasado, sin embargo, el estado tiene un déficit ciudadano todavía hay una serie de competencias ciudadanas que están desarrolladas, por ejemplo algunos casos tales como la resolución pacífica de conflictos, la capacidad del respeto a la legalidad que es un asunto central y tenemos aquí un gran déficit cuando se habla de la vigencia del Estado de derecho generalmente pensamos solamente en lo relativo lo jurídico y seguridad pero esto va más allá de eso.

El especialista resaltó la necesidad de establecer límites al ejercicio del gobierno eso se les olvida muchas veces, por la parte del ciudadano, mencionó el cumplimiento de todas sus obligaciones en todas las leyes, esto lo podemos medir con un recorrido por la ciudad para darnos cuenta que también tenemos un déficit ciudadano.

Dijo que a pesar de los avances que se han dado en los últimos años en participación ciudadana en estos dos aspectos, todavía prevalece un déficit importante en legalidad y ciudadanía.

Lo anterior se puede medir en términos de número de organización que promueven o se dedican a la participación ciudadana, así como el número de miembros involucrados, son estos tipos de indicadores lo que nos pueden dar una idea de cómo andamos.

“Considero que Nuevo León con respecto a otros estados del país en este momento se ubica en la parte media y esto se constató muy bien en los pasados comicios con la participación electoral que se tuvo”, señaló Cantú Escalte