Monterrey

Es necesaria una sociedad que sea socialmente responsable

OPINIÓN. Valoremos y enaltezcamos la responsabilidad social para que los niños, los jóvenes y la sociedad en general, vean lo positivo que tiene para todos.
ECOLOGÍA
SOCIAL

ANTONIO
TAMAYO
NEYRA

anttamayon@gmail.com
26 agosto 2016 9:52 Última actualización 26 agosto 2016 9:54
Antonio Tamayo Neyra

Antonio Tamayo Neyra

Un aspecto que podría ser considerado como clave en lo que respecta a la responsabilidad social, antes de ponerle el “apellido” de empresarial, es el significado del concepto en sí mismo; y para ello creo que vale la pena considerar lo que implican las dos palabras que lo integran en el ámbito estrictamente humano.

Antes que las empresas, el ser humano en la comunidad donde vive
tiene sin quererlo una responsabilidad social aunque sea mínima, y digo
sin quererlo porque si no la práctica no podría vivir en ella; sería un total
desadaptado. Esa manera de convivencia que se le pide a todos los
miembros de una comunidad, y que se enseña desde niños en aspectos
como por ejemplo su relación con sus semejantes, lleva implícita esa responsabilidad social.

Conforme se va creciendo en edad, se adquieren valores cívicos de respetar las reglas por ejemplo, pero de respetarlas no por el temor al castigo, sino más bien por la ventaja que tiene para todos el que se respeten esas reglas cívicas, y las que se les denomina también reglas de urbanidad, sirven también para una mejor armonía entre todos los integrantes de la sociedad.

Todo esto que acabo de mencionar y que se considera como parte de la
educación de cualquier persona, es la base o la raíz de la responsabilidad social; y tiene que ser desarrollada y fomentada entre todos los miembros de una sociedad. Y en la medida en que ésta sea puesta en práctica en una comunidad, en las actividades de
convivencia, puede entonces ser llevada a las empresas.

Aunque suene obvio, dichas empresas son creación del ser humano,
y por lo tanto responden a las características que les dan sus creadores, pero una empresa por sí sola no tiene la capacidad para actuar responsablemente, a menos que sus administradores
actúen en esa forma, y éstos últimos lo harán cuando tengan la
educación y la cultura que les hable de las ventajas sociales y económicas que tiene la responsabilidad social.

Por lo anterior, si queremos empresas socialmente responsables, tenemos antes que realizar una inmensa campaña en donde se le diga a la población la importancia que tiene para cada uno de sus habitantes una actitud y un comportamiento socialmente responsable. Lo anterior puede ser difícil pero no imposible.

Valoremos y enaltezcamos la responsabilidad social para que los niños,
los jóvenes y la sociedad en general, vean lo positivo que tiene para todos; y entonces así, podamos empezar a ver a la empresa como un modelo socioproductivo que genera bienes y servicios que requiere la sociedad.

Una sociedad con una elevada responsabilidad social pedirá y seguramente exigirá empresas socialmente responsables. Recordemos, primero se formó la sociedad y después la empresa, y esta última no puede dar lo que no tiene si sus integrantes no participan de dicha responsabilidad.

Blog: http://atamayon.blogspot.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.