Monterrey

Entre Líneas

Opinión. La organización ciudadana Redesquintopoder Identifica, Denuncia y Actúa.
(Redacción)
03 enero 2017 9:40 Última actualización 03 enero 2017 9:40
Redes sociales. (Especial)

En redes sociales y manifestaciones la gente pide ya que Jaime Rodríguez deje de ser gobernador de Nuevo León.

TRANSPORTE
Este martes por la tarde se reunirá la Comisión Estatal del
Transporte
con los empresarios del ramo, para analizar el inminente
aumento a las tarifas de los camiones urbanos por el impacto del alza en la gasolina y el diésel desde el pasado 1 de enero.

Tras solicitud de los transportistas para revisar las tarifas del servicio, José González, representante de los empresarios, dijo que hay
distintos puntos que afectan directamente al costo del servicio, como es el combustible, el tipo de cambio y las tasas de interés, entre otros.

Pero hasta el momento no se ha autorizado ningún incremento y las autoridades invitaron a los ciudadanos a denunciar cualquier aumento ilegal en las tarifas a partir del 1 de enero por parte de los operadores.

CUESTIONAN
A propósito del “gasolinazo”, la organización ciudadana 
Redesquintopoder Identifica, Denuncia y Actúa, cuestionó el número de vehículos que tiene el Gobierno del Estado, que asciende a 4 mil 027, y preguntó: ¿quién paga la gasolina de los automóviles del gobierno de Nuevo León?

Este organismo apunta que la compra de vehículos por parte del Ejecutivo contraviene el discurso que repitió una y otra vez el Gobernador “el Estado no cuenta con recursos”; esa fue la
principal justificación para cambiar la fórmula de eliminación del impuesto a la tenencia.

¿Quién utiliza esos vehículos? ¿Quién paga la gasolina? ¿Por qué los funcionarios no utilizan sus propios vehículos? ¿Cuántos de los vehículos comprados en 2016 fueron también asignados con chofer-mensajero?

Con el aumento del 23 por ciento a las gasolinas es importante que tanto el Congreso como el Gobierno, reduzcan el gasto en este rubro,
afirma este organismo. 

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.