Monterrey

Entre Líneas

Opinión. Se nota un trajín cansado ya para algunos que ven cómo se disipa lo que se creyó cambiaría para bien al quitar de la silla el bipartidismo.
(Redacción)
12 octubre 2016 9:33 Última actualización 12 octubre 2016 9:35
Jaime Rodríguez Calderón. Gobernador de Nuevo León (Félix Vásquez)

Jaime Rodríguez Calderón. Gobernador de Nuevo León (Félix Vásquez)

ANIVERSARIO
Tras un año de gestión del nuevo gobierno independiente de Jaime Rodríguez Calderón con más pena que gloria, la expectativa del elector que apostó a un cambio se ha visto menguada con el devenir de los días. Se nota un trajín cansado ya para algunos que ven cómo se disipa lo que se creyó cambiaría para bien al quitar de la silla el bipartidismo.

Los aciertos que se han tenido, como el renegociar la deuda y cancelar sospechosos proyectos que ya venían con la inercia de la anterior gestión, se ven opacados por las pifias, desafortunadas declaraciones e incluso, por solapar acciones indebidas de gente que inició funciones en este sexenio. Es un año sí, sin embargo, la tendencia y proclividad a caer otra vez en el “pan con lo mismo” desanima hasta el más pintado.

IMAGEN
Petro Seven, el acérrimo rival de Oxxo Gas, en cuanto a número de gasolineras en operación, se alista para cambiar la imagen de sus
estaciones de servicio y dejar atrás el típico logotipo de Pemex.

Casualmente este cambio comenzará a hacerlo precisamente en la estación que se encuentra justo en frente de la primera unidad a la que
Oxxo Gas cambió de piel el pasado mes de julio en el municipio de San Pedro.

Se sabe que en su nueva imagen, Petro Seven no sólo se concentrará en el diseño si no que habrá un plus para el consumidor con el compromiso de despachar el combustible en tres minutos, y para ello están seccionando las bombas por tipo de pago y servicio, es decir, si es con efectivo o con tarjeta, o si el cliente requiere servicio completo como verificar aire en llantas o el nivel de aceite y agua.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.