Monterrey

Entre Líneas

OPINIÓN. Siguen las contradicciones del Gobiernador de Nuevo León, cuando dijo que no recibirá más armadoras de autos porque contaminan, luego su Secretario de Desarrollo Sustentable, Robert Russildi, aclaró que sí, siempre y cuando fueran empresas limpias.
(Redacción)
22 agosto 2016 9:37 Última actualización 22 agosto 2016 9:43
Jaime Rodríguez Calderón

Jaime Rodríguez Calderón

ESTRATEGIA
La semana que vivió el Gobernador Jaime Rodríguez en materia de comunicación muestra que su falta de estrategia le provoca una crisis de imagen.

Todo inició con una absurda declaración cuando dijo que Nuevo León no recibirá más armadoras de autos porque contaminan, luego su Secretario de Desarrollo Sustentable, Robert Russildi, aclaró que sí, siempre y cuando fueran empresas limpias.

Siguió la rueda de prensa de la Secretaría de Economía y Trabajo, en donde Fernando Turner dio un dato de la Inversión Extranjera Directa y cómo no les gustó la difusión de algunos medios, los tacharon de amarillistas y enviaron “cartas aclaratorias”.

Al final vino la contradicción de la tenencia entre el Tesorero, Carlos Garza, y el Bronco sobre si se elimina o no.

Si eso le ocurre al Bronco ahora como gobernador, imagínese si fuera presidente.

ARTILLERÍA
Por cierto, durante el juicio al ex gobernador Rodrigo Medina y algunos de sus ex colaboradores por el caso KIA, se ha visto a abogados que se pueden calificar como artillería pesada en el ámbito penalista.

Uno de ellos es Alonso Aguilar Zinser, que defiende a Medina, y es prestigiado litigante penalista que representó a la empresa Televisa en la sucesión testamentaria de su fundador o la defensa de Raúl Salinas de Gortari, hermano del ex presidente de México Carlos Salinas.

El otro es Javier Coello Trejo, defensor de Rolando Zubirán, que fue ex subprocurador general de la República en el sexenio de Salinas y uno de los encargados en encarcelar a El Chapo Guzmán en 1993.

Vamos a ver de qué cuero salen más correas.

>