Monterrey

Empresas mexicanas tienen como reto construir la organización del futuro

Los grupos regiomontanos son punta de lanza en esta transformación, señalan directivos de Deloitte Consulting Group.
Juan Antonio Lara
jlara@elfinanciero.com.mx
25 abril 2017 22:9 Última actualización 25 abril 2017 22:9
CAMBIO. Directivos de Deloitte Consulting Group presentaron el estudio Tendencias Globales en Capital Humano 2017: Reescribiendo las reglas para la era digital".

CAMBIO. Directivos de Deloitte Consulting Group presentaron el estudio Tendencias Globales en Capital Humano 2017: Reescribiendo las reglas para la era digital".

Las empresas con base en Monterrey son de las más avanzadas en lo que respecta al reto de construir la organización del futuro, señalaron directivos de la firma Deloitte Consulting Group.

Al presentar el informe “Tendencias Globales en Capital Humano 2017: Reescribiendo las reglas para la era digital”, Deloitte invitó a las empresas a que reconsideren totalmente su estructura organizacional, así como sus estrategias de talento y recursos humanos, para evitar el rezago en la cada vez más acelerada transformación digital.

El estudio se realizó entre 10 mil líderes de 140 países, de los cuales 281 fueron mexicanos.

Francisco Briseño, socio de Capital Humano de esta firma, comentó que en las empresas regiomontanas hay muchos proyectos de transformación de recursos humanos y de diseño de la organización del futuro.

A su vez, Sandra Delgado, gerente de la práctica de Capital Humano de Deloitte Consulting, dijo que si bien este estudio considera al país en su conjunto, Nuevo León es punta de lanza en muchos aspectos, especialmente en el sector manufacturero y automotriz.

Derivado de la digitalización global y surgimiento de nuevos actores que reconfiguran la fuerza laboral, el 89 por ciento de los líderes de recursos humanos y de negocios en México calificaron la organización del futuro como su máxima prioridad, subiendo un lugar en comparación a la encuesta de 2016.

“La tecnología está avanzando a un ritmo sin precedentes y estas innovaciones han transformado completamente la forma en que vivimos, trabajamos y comunicamos. El mundo digital del trabajo ha cambiado las reglas del negocio”, señaló el estudio.

Las organizaciones deben cambiar su mentalidad y sus comportamientos para asegurarse que pueden liderar, organizar, motivar, gestionar y comprometer a la fuerza laboral del siglo XXI, o correr el riesgo de quedarse atrás.

“En México, el 89 por ciento de los líderes empresariales identifican el construir la organización del futuro como el reto más importante para 2017. En consecuencia, temas de talento como gestión del desempeño, carrera y aprendizaje, y adquisición de talento resurgen para ser replanteados, buscando brindar una experiencia integral, grata y consistente a los empleados desde la atracción de talento y hasta el retiro”, indicó Tomás Fernández, socio líder de Capital Humano de Consultoría en Deloitte México.

El estudio arrojó las principales tendencias en capital humano y para México, las cuatro principales son: organización del futuro, gestión del desempeño, la experiencia del empleado, carrera y aprendizaje.

De acuerdo con este sondeo, el 89 por ciento de los líderes mexicanos catalogó a la organización del futuro como “importante” o “muy importante”, sin embargo, solamente el 11 por ciento se considera como “muy listo” para hacer frente a este reto.

A pesar de que para el 92 por ciento de los encuestados, la agilidad dentro de su organización es un factor crítico para alcanzar sus objetivos de negocio, sólo el seis por ciento considera que son altamente ágiles al día de hoy, lo cual puntualiza la necesidad de simplificar sus estructuras y cambiar la forma de trabajo.

La organización del futuro consiste en rediseñar el modelo de trabajo en torno a una red de equipos empoderada por líderes con foco en productos, clientes o servicios, dejando atrás el concepto de jerarquías y toma de decisiones unilaterales. Esta perspectiva cambia las reglas tradicionales en cuanto a carrera, promociones y desarrollo de los empleados, incorporando nuevos elementos como el ascenso a través de proyectos, diversas experiencias y asignaciones multifuncionales de liderazgo.