Empresa consciente
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Empresa consciente

COMPARTIR

···

Empresa consciente

La empresa que tiene consciencia del mundo interior y exterior sería la que toma en cuenta el cuerpo, la mente y el espíritu en el individuo, la cultura y la naturaleza.

Opinión MTY Colaborador invitado Diana Cárdenas
21/05/2018
Placeholder block

¿Qué es la consciencia? Es una pregunta que por décadas ha sido motivo de estudios y polémica entre académicos e investigadores. Hay varias definiciones, pero una que me gusta por su sencillez es la que propuso el terapeuta gestáltico John Stevens: consciencia es darse cuenta del mundo interior y del mundo exterior. Podríamos pensar que en un mundo saturado por novedades tecnológicas, información, publicidad, ruido, redes sociales –entre otras muchas cosas– este ejercicio de “darnos cuenta” está reservado para quienes tienen el privilegio de poder hacer un alto en el camino y plantearse las preguntas incómodas que a veces eludimos: ¿quién soy? ¿hacia dónde voy? ¿cómo me siento? ¿cómo se sienten los otros? ¿cómo impacto a los demás? Sin embargo, ante un mundo que colapsa inminentemente en varios frentes –el político, el económico, el social, el natural– hoy más que nunca el desarrollo de consciencia es un tema que atañe a todos, individual y colectivamente. Sin duda, las empresas juegan un papel fundamental en este proceso.

Fredy Kofman, en su libro La empresa consciente, define a la empresa consciente como aquélla que favorece el desarrollo de la consciencia de todas las partes involucradas, que promueve la paz y la felicidad en los individuos, el respeto y la solidaridad en la comunidad y el cumplimiento de la misión de una organización. El concepto de felicidad es un elemento que hasta hace algunos años brillaba por su ausencia en la jerga tradicional de las empresas. Pero, ¿cómo no tomar en cuenta la felicidad si es en el trabajo donde las personas pasan la mayor parte de su tiempo? Jim Clifton, CEO de Gallup, señala que uno de los descubrimientos más importantes de su firma es que las personas quieren un trabajo donde se sientan felices. Y, evidentemente, existe una relación directa entre felicidad y productividad. En el libro How full is your bucket, Tom Rath y Donald O. Clifton (padre de Jim) sostienen que el no sentirse reconocidas es la razón número uno por la que las personas dejan sus empleos. Ha pasado más de una década de la publicación del libro y parece que el panorama no ha cambiado mucho, como lo demuestran Michael Mankins y Eric Garton en su libro Time, Talent and Energy, cuyas investigaciones señalan que un empleado que se siente pleno en su trabajo es 40 por ciento más productivo que uno que no lo es.

Recientemente tuve la oportunidad de asistir a un evento sobre liderazgo en Montréal, Canadá. Una de las conferencias estuvo a cargo de Raj Sisodia, autor del libro El capitalismo consciente. Confieso que en un principio el concepto me hizo ruido ante la evidente contradicción de las palabras que lo conforman. El consumismo rampante, la deshumanización y la devastación del medio ambiente inherentes al sistema capitalista están en las antípodas del desarrollo de la consciencia. Sin embargo, me parece interesante este giro que propone Raj Sisodia precisamente en la línea de una deconstrucción de la visión tradicional de capitalismo. Las mejores prácticas de empresas como Whole Foods Market, por mencionar un ejemplo, dejan entrever que las organizaciones pueden transitar por la vía del desarrollo de la consciencia e incidir en el bienestar de la gente y el planeta. El psicólogo transpersonal Ken Wilber, uno de los autores contemporáneos más prolíficos en el tema de la consciencia dice: “La empresa consciente –es decir, la empresa que tiene consciencia del mundo interior y exterior– sería, en consecuencia, la empresa que toma en cuenta el cuerpo, la mente y el espíritu en el individuo, la cultura y la naturaleza”.

Me despido invitándolos a asistir el próximo mes de junio al Foro Mundial de Recursos Humanos, organizado por ERIAC, donde tendremos la oportunidad de escuchar a Raj Sisodia, entre otros expertos, y reflexionar sobre este enfoque integral en el mundo empresarial.

La autora es editora de la revista ERIAC Capital Humano y consultora de comunicación.

Opine usted: atencionsocios@eriac.com.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.