Monterrey

El Sistema de Ahorro para el Retiro a 20 años de su creación

OPINIÓN. En México únicamente 4 de cada 10 trabajadores están cubiertos por el sistema de pensiones, el resto corresponde a trabajadores informales que, según la ENOE, para el primer trimestre del 2017 sumaban ya 29.7 millones de personas.
OPINIÓN ACADÉMICA TECNOLÓGICO DE MONTERREY
Elizabeth Dávila Valdés
17 julio 2017 10:45 Última actualización 17 julio 2017 10:47
Elizabeth Dávila Valdés

Elizabeth Dávila Valdés

El pasado 1º de julio, el Sistema de Ahorro para el Retiro cumplió 20 años de existencia. A dos décadas de su creación, los retos y desafíos que enfrenta son muchos. En México únicamente 4 de cada 10 trabajadores están cubiertos por el sistema de pensiones, el resto corresponde a trabajadores informales que, según datos publicados por la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), para el primer trimestre del 2017 sumaban ya 29.7 millones de personas, que por su carácter informal, no cuentan con ninguna protección social.

Este 40 por ciento de cobertura no ha cambiado desde el anterior sistema de pensiones (previo al 97). Lo anterior pone de manifiesto la ineficiencia del gobierno, que no ha sabido o no ha podido encontrar los medios para logra una mayor incorporación de trabajadores al sistema de ahorro para el retiro.

Por otro lado, en el nuevo sistema de retiro la pensión al momento del retiro pudiera ser mínima. Según un análisis de la CONSAR, una trabajadora que cotiza en el nuevo sistema de retiro con un ingreso de 3 salarios mínimos, ahorra aproximadamente poco menos de un mes de su salario al año. Si consideramos un ahorro constante de 40 años, esta trabajadora únicamente logrará acumular en su vida laboral unos 40 meses de salario (3 años y 4 meses). Ahora bien, la expectativa promedio de vida de una mujer es de 82 años por lo que se concluye que esta trabajadora únicamente podrá gozar de una pensión equivalente al 20 por ciento de su salario por los 17 años siguientes a la fecha de su retiro antes de que su fondo se agote.

Enfatizo el ejemplo de una trabajadora ya que las mujeres resultan ser altamente vulnerables ya que trabajan menos años, ganan menos, tienen mayor expectativa de vida y en algunos casos son las cabezas de familia.

La campaña iniciada por el actual gobierno para fomentar el ahorro voluntario no es suficiente, pues el mexicano por naturaleza, planea poco a futuro. Según encuesta de la Asociación Mexicana de Afores del 2015, únicamente un 26 por ciento de la muestra hace planes para el retiro; las nuevas generaciones no tienen entre sus prioridades el ahorrar para su retiro y si a esto agregamos que el ahorro voluntario es casi imposible para muchos trabajadores que subsisten con lo mínimo, la situación no es muy alentadora.

Dentro de las medidas que tendrá que tomar el gobierno en el corto y mediano plazo y que ya contempla la CONSAR, hay 3 que deseo comentar :

Primero, elevar la tasa de contribución al sistema de ahorro para el retiro, (que dicho sea de paso, no se ha cambiado desde su inicio). Esta medida implica obviamente un incremente en el gasto de nómina que en muchos casos resulta ser el más agobiante en las empresas. Sin embargo, si el gobierno maneja bien su estrategia, podría permitir no únicamente la deducibilidad de la contribución obligatoria, sino establecer estímulos fiscales más atractivos para aportaciones voluntarias adicionales por parte del empleador o patrón. Muchas empresas que por las dificultades que conlleva la administración de un fondo privado, no cuentan con ese beneficio, podrían aprovechar esta ventaja y complementar con esto su plan de prestaciones.

Segundo: Fomentar la incorporación de los trabajadores independientes, segmento que ha sido prácticamente olvidado por las Afores. Aquí estamos hablando de alrededor de 10 millones de trabajadores que laboran de manera independiente que podrían estar ya cotizando.

El tercer punto tiene que ver con una profunda restructuración del régimen de inversión que son las reglas que establece la CONSAR para delimitar las alternativas de inversión de las Afores. Esto permitirá mayor libertad a las Afores para la inversión de sus fondos con lo que se logrará mayores rendimientos.

Estas y algunas otras medidas expuestas por la CONSAR pudieran ser la diferencia para millones de afiliados entre disfrutar de una pensión digna o un futuro lleno limitaciones. Con las actuales cuotas, un trabajador tendría que hacer un ahorro adicional de alrededor del 25 por ciento de su sueldo para poder disfrutar de una pensión adecuada, meta difícil de lograr para un buen número de trabajadores que viven al día. Por tanto, la responsabilidad no puede recaer únicamente en el trabajador, debe ser compartida entre trabajador, patrón y gobierno.

La autora es profesora de cátedra del Departamento Académico de Contabilidad y Finanzas del Campus Monterrey. Su correo es edavila@itesm.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.