Monterrey

El sector manufacturero se desacelera en el segundo trimestre

OPINIÓN. ¿Qué esperar hacia adelante? Es muy probable que la economía termine el año creciendo en alrededor de 2 por ciento, el promedio observado en las últimas décadas.
VISIÓN ECONÓMICA
Jesús Garza
jgarzagg@gmail.com
24 agosto 2017 8:35 Última actualización 24 agosto 2017 8:35
Jesús Garza, director general y fundador de GF GAMMA.

Jesús Garza, director general y fundador de GF GAMMA.

El Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) publicó esta semana la cifra del Producto Interno Bruto (PIB) para el segundo trimestre del año. El PIB real creció 1.8 por ciento anual en el trimestre en cuestión, después de reportar un crecimiento de 2.8 por ciento en el primer trimestre.

Al interior del PIB destaca la contracción del sector industrial (1.1 por ciento), la desaceleración del crecimiento del sector primario (apenas 0.7 por ciento anual contra 6.4 por ciento en el primer trimestre de este año), y el sólido crecimiento del sector servicios (3.2 por ciento).

Dentro del sector industrial, cabe resaltar la desaceleración del sector manufacturero, que creció 2.0 por ciento, y que había tenido un muy buen desempeño en el primer trimestre del año (+5.2 por ciento).

Asimismo, el sector construcción cayó 1.5 por ciento, debido principalmente a dos factores: el incremento de la tasa de interés objetivo desde inicios del año (que desincentiva la inversión) y el recorte del gasto público que sigue afectando a la inversión pública. En el primer semestre del año el recorte al gasto de la inversión física presupuestal ha sido de 22 por ciento anual según la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), mientras que el ajuste al gasto corriente registra solamente un 2.5 por ciento.

Por último, es importante señalar la persistente caída del sector petrolero (8.5 por ciento), que continúa con desempeño negativos desde inicios de 2015. Al igual que el sector construcción, el gobierno federal no ha aumentado la inversión a Pemex, mientras que la extracción de crudo por parte de empresas extranjeras se dará de una manera más gradual de lo esperado.

Las buenas noticias provienen del sector de los servicios que creció a una tasa de 3.2 por ciento. Si bien el sector servicios registra un sólido crecimiento desde el año pasado, es posible esperar cierta moderación en su ritmo de crecimiento debido a una inflación más alta y al alza de las tasas de interés (que encarecen el crédito al consumo).

¿Qué esperar hacia adelante? Es muy probable que la economía termine el año creciendo en alrededor de 2 por ciento, el promedio observado en las últimas décadas.

La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) será esencial para otorgarle más certidumbre a las decisiones de inversión del sector manufacturero. Por otro lado, es importante tomar en cuenta el plan fiscal del gobierno de Trump que propone una reducción de los impuestos corporativos. Una reducción importante podría obligar al gobierno mexicano hacer un ajuste similar, perjudicando a las finanzas públicas y por ende al gasto en inversión e infraestructura.

El autor es el director general y fundador de GF GAMMA y catedrático en el ITESM campus Monterrey. Cuenta con un doctorado en Finanzas y maestría en Economía Financiera por la Universidad de Essex en el Reino Unido, y una Licenciatura en Economía por el ITESM (campus Monterrey).

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.