Monterrey

El presupuesto de la SE en 2018 será menos de la mitad de lo erogado al inicio del sexenio

OPINIÓN. El Ejecutivo Federal sólo contempla 12 mil 484 millones de pesos, cantidad que representa solo el 52.7 por ciento de lo erogado al principio del sexenio, y que significa una caída del 47.3 por ciento.
COMENTARIO ECONÓMICO
Marco A. Pérez Valtier
mperezv@perezgongora.com
01 noviembre 2017 9:34 Última actualización 01 noviembre 2017 9:34
Marco A. Pérez Valtier

Marco A. Pérez Valtier

Por lo que nos dicen los números del Presupuesto de Egresos de la Federación, impulsar la actividad económica NO ha sido uno de los principales objetivos de la actual administración, ya que el gasto programable del Gobierno Federal, destinado a la Secretaría de Economía en 2018 será de solo nueve mil 528 millones de pesos, cuando en 2012 esta Secretaría erogó más de 20 mil 27 millones de pesos, es decir, el presupuesto de esta Secretaría se reduce en un 52.4 por ciento durante este sexenio.

Este descalabro es aún mayor si consideramos el análisis en PESOS REALES, ya que la inflación sexenal se estima que sea de un 24.7 por ciento durante esta administración, es decir, los pesos gastados por la Secretaría de Economía en 2012, re expresados en pesos de 2018, equivalen a 24 mil 974 millones de pesos, por lo que el presupuesto que se propone para 2018 para la Secretaría de Economía, representa sólo el 38.1 por ciento del presupuesto REAL gastado en 2012, vaya debacle.

Si atendemos al rubro de gasto en “Asuntos Económicos, Comerciales y Laborales”, lo que tenemos es que en el ejercicio presupuestal de 2012, el Gobierno Federal erogó 23 mil 696 millones de pesos, mientras que para 2018 el Presupuesto presentado por el Ejecutivo Federal sólo contempla 12 mil 484 millones de pesos, cantidad que representa solo el 52.7 por ciento de lo erogado al principio del sexenio, y que significa una caída del 47.3 por ciento.

De nueva cuenta haciendo este análisis en PESOS REALES, lo que tenemos es que el presupuesto de este rubro de gasto económico, comercial y laboral, erogado en 2012 y re expresado en pesos de 2018, suma la cantidad de 29 mil 549 millones de pesos, que comparada con los 12 mil 484 que se proponen erogar en 2018, la caída en este rubro de gasto es del 58 por ciento.

Si analizamos cuánto de estos presupuestos se asignan a SUELDOS Y SALARIOS, lo que encontramos es que en 2012, el 17 por ciento del presupuesto asignado se iba al pago de sueldos y salarios, mientras que en 2018 los sueldos de los burócratas se comerán el 36 por ciento del presupuesto.

Para desagravio, se puede mencionar que los sueldos y salarios pagados a los burócratas, a pesar de crecer 15 por ciento en términos nominales, durante este sexenio, decrecerán en 8 por ciento en términos reales, aunque si este rubro se hubiera comportado como se comportó el presupuesto total al sector, los sueldos y salarios debieron de haberse reducido incluso en términos nominales, y no haber crecido en 15 por ciento.

Esta información pone de manifiesto que durante el presente sexenio, a pesar de que el gasto presupuestal se incrementará en más de 10 por ciento en términos reales, el gasto en asuntos económicos, comerciales y laborales caerá fuertemente en términos reales, a menos de la mitad de lo erogado al inicio del sexenio.

Por todo lo anterior, no es de extrañar que el desempeño económico durante este sexenio sea realmente insuficiente, casi similar al obtenido en los dos últimos sexenios, a pesar de las tantas veces alabadas “reformas estructurales”

Al final del día, no hay mucho que celebrar.

El autor es especialista en estudios económicos y de finanzas públicas. Actualmente ocupa el cargo de Socio Economía en Pérez Góngora y Asociados.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.